Conclusiones del Informe de Anses

A continuación, reproducimos las conclusiones del informe de ANSES, acerca de los efectos que puede causar el Bisfenol A, fundamentalmente a niveles más bajos de los tomados como valor de referencia por la EFSA:

Efectos sobre el sistema reproductor masculino
El informe de ANSES resalta que aunque exista cierta dificultad para tener una certeza absoluta acerca de los efectos del Bisfenol A en el aparato reproductor masculino humano en base a estudios epidemiológicos (como los que existen y que asocian la sustancia con estos efectos en personas), estos efectos están demostrados en animales, sobre los cuales se experimenta precisamente para prever efectos en las personas por las similitudes existentes a niveles básicos del funcionamiento del organismo. Por ejemplo, se reconoce que la exposición de ratas macho adultas durante 5 semanas al Bisfenol A altera la producción de esperma15. Además, se sospecha que pueda tener otros efectos, tales como la reducción de los niveles de testosterona o la modificación de la conducta sexual, cuando la exposición se da en la pubertad, y se discuten otros posibles efectos cuando las exposiciones se dan durante los periodos prenatal, neonatal y postnatal (lactancia).

Efectos sobre el sistema reproductor femenino
En mujeres, se sospechan efectos del Bisfenol A sobre la maduración de los ovocitos (disminución del número de ovocitos después de estimular los ovarios, así como alteración de la calidad de los mismos) sobre la base de estudios científicos de alta calidad realizado en el contexto de tecnología de reproducción asistida16.

En cuanto a los estudios epidemiológicos realizados se afirma que son pocos y pueden presentar algunas limitaciones metodológicas, por lo que deben ser interpretados con cautela teniendo en cuenta la dificultad de llegar a conclusiones absolutamente concluyentes acerca de las asociaciones que se han encontrado entre la exposición al Bisfenol A y efectos en el endometrio (endometriosis, hiperplasia), los ovarios (síndrome de ovario poliquístico) y el resultado del embarazo (abortos involuntarios y partos prematuros).

No obstante, en animales se ha establecido, en base a resultados convergentes de estudios realizados durante el desarrollo prenatal y postnatal, en diferentes condiciones y con varios modelos, que pueden causarse efectos tales como un aumento de los quistes ováricos, la aparición de hiperplasia endometrial, el inicio temprano de la pubertad tras exponerse a la sustancia prenatal y postnatalmente, efectos sobre el eje hipotálamo-hipófisis-gonadal tras la exposición a la sustancia en el útero o en la etapa postnatal temprana (exposición que resulta en cambios en los niveles de hormonas sexuales y en la expresión de estos receptores de hormonas). Además, en animales, los efectos relacionados con la exposición en la edad adulta (por ejemplo, número de sitios de implantación, cambios histológicos en la pared uterina, la morfología del tracto genital, etc.). se observan, pero en esta ocasión en dosis mucho más altas que el NOAEL utilizado por la EFSA.

Efectos sobre el cerebro y el comportamiento
Los expertos consideran que, a pesar de existir investigaciones que asocian el Bisfenol A con efectos sobre la conducta humana, son precisas más investigaciones para establecerlos de una forma concluyente. Sin embargo, los experimentos realizados con animales para evaluar posibles efectos sobre el desarrollo cerebral de la exposición prenatal o perinatal a esta sustancia han confirmado estos efectos, ante todo sobre la diferenciación de las neuronas, la alteración de los sistemas aminérgicos y glutamatérgicos, cambios en la expresión de los receptores de estrógeno alfa y beta, y cambios en el número de neuronas sensibles a la oxitocina y la serotonina.

También se sospechan efectos sobre la conducta materna, tales como el que las madres dediquen menos tiempo a cuidar a sus crías, ligados a la exposición prenatal o postnatal a la sustancia.

Otras posibles consecuencias, tales como efectos sobre la ansiedad, la conducta exploratoria y las diferencias de comportamiento según el sexo (tales como una mayor ansiedad, una reducción de la conducta exploratoria o una feminización del comportamiento de los machos) , están más en discusión.

Efectos sobre el metabolismo de lípidos y carbohidratos y el sistema cardiovascular
El grupo de expertos del informe de ANSES consideran al Bisfenol A un serio sospechoso de contribuir a enfermedades coronarias y diabetes en humanos. Citan, por ejemplo, un importante estudio realizado por científicos británicos publicado en 2010 y que concluía que aquellas personas que tenían “las concentraciones más altas de Bisfenol A en orina están consistentemente asociadas con los casos de enfermedad cardiaca reportados en la población general de los Estados Unidos”.

En experimentos con animales se ha visto que, además, el Bisfenol A está asociado a un aumento de los niveles de lípidos en la sangre, a un exceso de peso corporal y a un incremento de la lipogénesis. Los expertos consideran que los efectos sobre la lipogénesis (por los datos obtenidos in vivo e in vitro), tras exposiciones al Bisfenol A antes de nacer, tras el nacimiento o en la edad adulta, son reconocidos. Sobre otros efectos, como los que tienen que ver con el metabolismo de la glucosa tras la exposición prenatal o perinatal a la sustancia se requerirían más investigaciones para aumentar la certeza.

Efectos sobre la tiroides
En los seres humanos, los expertos de ANSES consideran que el único estudio disponible que evalúa los efectos de esta sustancia y ve una asociación de la sustancia con algunas alteraciones no es suficiente para ser concluyentes.

Sin embargo, en animales si se han visto efectos importantes que se consideran reconocidos, tales como sucede en los anfibios en los que el Bisfenol A actúa como antagonista de la hormona tiroidea pudiendo inhibir la metamorfosis. También se han descrito efectos del Bisfenol A en la función tiroidea en roedores.

En consecuencia, a la luz de datos experimentales, se sospechan efectos de la exposición prenatal a esta sustancia sobre el tiroides.

Efectos sobre el sistema inmune
Los expertos apuntan que el único estudio disponible sobre efectos en humanos no permite extraer una conclusión definitiva. Sin embargo, en estudios con animales de laboratorio sí se reconoce que el Bisfenol A origina la inducción de las células T (como las Th2) y un incremento de la producción de citoquinas, lo que pudiera conducir a una mayor propensión a las alergias.

Efectos sobre el intestino
Faltan estudios en humanos. Pero por lo visto en experimentos con animales se sospechan efectos en la inflamación y en la permeabilidad intestinal17.

Efectos sobre la próstata: desarrollo y carcinogenicidad
El grupo de trabajo no pudo analizar ningún estudio en humanos. Sin embargo, en animales, aunque hay estudios en ratas y ratones que no mostraban un efecto en el peso de la próstata otros sí mostraban un incremento del peso de la próstata ventral después de exponer a ratas adultas18 y un incremento del peso de la próstata tras la exposición prenatal en ratones19. Al examinar los tejidos ése incremento de peso estaba asociado a hiperplasia.

En roedores se ha observado que la exposición neonatal al Bisfenol A se asocia a la aparición de lesiones de neoplasia intraepitelial prostática (PIN) sin la aparición de adenocarcinoma prostático. Se sospecha que puedan originarse ésos efectos por la exposición al BPA.

Efectos sobre las mamas: carcinogenicidad
El informe de ANSES destaca que el único estudio disponible en humanos no es suficiente para ser concluyente sobre un nexo entre la exposición al Bisfenol A y el cáncer de mama en humanos. No obstante, por los estudios realizados en roedores es un efecto reconocido , en base a los estudios realizados, que tras la exposición prenatal o perinatal al Bisfenol A se produce una aceleración de la maduración estructural de la glándula mamaria cuando se llega al estado adulto. También es un efecto reconocido el desarrollo de lesiones hiperplásicas intraductales después de la exposición prenatal o perinatal. Y se sospecha que la exposición perinatal al Bisfenol A pueda causar el desarrollo de lesiones neoplásicas (carcinomas intraductales), así como que la exposición prenatal o perinatal al Bisfenol A pueda generar un incremento de la susceptibilidad de la glándula mamaria a desarrollar tumores en un periodo posterior (con la co-exposición a un agente carcinogénico).

En resumen, el informe de ANSES considera que se reconocen los siguientes efectos en experimentos con animales:

  • Mayor incidencia de quistes ováricos después de la exposición pre y postnatal.
  • Modificaciones hiperplásicas del endometrio después de la exposición pre y postnatal.
  • Temprano inicio de la pubertad después de la exposición pre y postnatal.
  • Alteración de la producción de espermatozoides después de la exposición de adultos.
  • Cambios histológicos en la neurogénesis después de la exposición pre o perinatal.
  • Efectos sobre la lipogénesis o después de la exposición prenatal, perinatal o de adultos.
  • Efectos en la glándula mamaria: aceleración de la maduración estructural de la glándula mamaria en la edad adulta y desarrollo de lesiones hiperplásicas intraductales después exposición pre o perinatal al Bisfenol A.

Así mismo, se sospecha que el Bisfenol A puede producir los siguientes efectos en los humanos:

  • Efectos sobre o maduración de ovocitos en mujeres.
  • Efectos sobre las enfermedades cardiovasculares enfermedades coronarias) y diabetes.

El estudio publicado por la agencia francesa no es, por otra parte , más que la revisión de una parte de la muy amplia literatura científica publicada sobre esta sustancia química y que muestra efectos muchas veces a niveles más bajos que los de las dosis de referencia que han venido tomándose como supuestamente “seguras”.