Existe un consenso científico muy mayoritario sobre los riesgos de los actuales niveles de exposición humana al Bisfenol A

Más del 90% de los estudios realizados con fondos públicos acerca de los efectos de la expoxición a dosis bajas de Bisfenol A concluyen que se producen efectos significativos.

En 2005 se realizó una revisión de las conclusiones de 115 investigaciones con financiación pública realizadas para documentar posibles efectos del Bisfenol A a niveles muy bajos de concentración, semejantes a aquellos a los que ya está presente la sustancia en nuestros cuerpos. El resultado fue que más del 90% de estos estudios concluían precisamente que tales efectos se producían significativamente34.

Entre los efectos registrados se cuentan alteraciones del comportamiento, la capacidad de aprendizaje, y de ciertas estructuras cerebrales, sobre todo en la descendencia de los animales expuestos. También ha sido observado efectos tales como un crecimiento de la próstata, menor concentración de espermatozoides o adelanto de la pubertad, entre otros.

Desde 2005, el número de estudios que han encontrado ésos efectos a niveles muy bajos de concentración (frecuentemente muy por debajo de los límites supuestamente “seguros” establecidos por la FDA o la EFSA), no ha hecho más que crecer. Así, por ejemplo, tal y como se resume en un informe oficial de la Agencia Europea de Medio Ambiente (European Environment Agency)35 de 2012: “En los últimos 10 años, se ha investigado mucho, pero también han surgido nuevas preguntas, reforzando la misma conclusión general: que los resultados de 14 estudios financiados por la industria química contradicen a 202 de 217 estudios con financiación gubernamental que concluyen que las dosis bajas de Bisfenol A causan daños”.

Es decir, existe un claro consenso mayoritario de la Ciencia que muestra que los niveles de Bisfenol A a los que actualmente estamos expuestos, sobre todo a consecuencia de la cotidiana contaminación alimentaria, no son seguros. Y unos pocos estudios, financiados por la industria química interesada, que contradicen ése consenso36.