Fundamentos básicos

  • El Bisfenol A es una sustancia contaminante que, según una inmensa cantidad de estudios científicos realizados con financiación pública, fundamentalmente en Europa y Estados Unidos, puede causar efectos sobre el equilibrio hormonal a niveles muy bajos de concentración, semejantes a aquellos a los cuales, de hecho, dicha sustancia es detectada ya en los cuerpos (por ejemplo en la sangre y la orina) de la gran mayoría de la población del mundo desarrollado.

  • Centenares de investigaciones asocian la exposición a esta sustancia, a dosis muy bajas, con posibles problemas de salud.

  • La principal vía de exposición humana a esta sustancia, esto es, la principal manera por la que llega a nuestros cuerpos, es la alimentación, especialmente por la contaminación procedente de materiales que están en contacto con alimentos, ya sea durante su procesamiento o en envases y recipientes alimentarios, tales como latas que son muy frecuentemente revestidas en su interior con materiales que contienen Bisfenol A y desde los cuales pasa al producto alimentario contenido en ellos.

  • La Comisión Europea , así como los más diversos estados a lo largo y ancho del mundo, ya han prohibido la presencia del Bisfenol A en biberones y/o en otros recipientes destinados a alimentos infantiles, confirmando con medidas oficiales la necesidad de protegernos de los posibles efectos de ésa sustancia.

  • Sin embargo esas medidas son insuficientes. Lo que solicitamos es algo que ya se está planteando en Europa: ampliar esas medidas más allá de los biberones y otros productos infantiles, a fin de proteger mejor la salud de los consumidores. De hecho recientemente, la Asamblea Nacional de Francia aprobó, por unanimidad, una ley que establece la prohibición de la presencia de la sustancia en TODOS los materiales, envases y recipientes que puedan estar en contacto con alimentos, sea cual sea la edad de las personas a los que estén destinados.

  • Los poderes públicos están obligados a velar por la salud de los consumidores frente a cualquier posible amenaza que la comprometa y, por lo tanto, en el caso que nos ocupa, deben adoptar con urgencia medidas tendentes a que se reduzca la presencia de Bisfenol A en el cuerpo de la población española.

Por consiguiente, y esto es lo que solicitamos, con la mayor premura posible, debe redactarse una ley en España que impida que cualquier material, envase o recipiente destinado a estar en contacto con alimentos y bebidas (y estos en sí mismos) puedan contener Bisfenol A.