Nuevo CTE protección frente a la exposición al radón…pero poco

CTE Radón

Después de 28 años desde la primera recomendación de la Unión Europea, sobre la necesidad de disponer de unas normas de construcción que protegieran a la población de la exposición al radón, vamos a ver por fin incluido este factor en el Código Técnico de la Edificación dentro de los documentos básicos de salubridad se crea una nueva sección DB-HS6.

Nos quedamos sin conocer el por qué no se incluyó en la revisión que se hizo en 2006. Cuando ya muchos países disponían de normas que protegían a la población del radón. Hemos perdido la oportunidad de aprovechar la gran burbuja inmobiliaria donde se ha construido a diestro y siniestro sin la más mínima seguridad de las casas en cuanto al radón. Así, miles de personas han adquirido, en todos estos años, y aún hoy día, sus viviendas donde podrán estar expuestos a radón sin saberlo. Ese radón que, siendo la segunda causa de cáncer de pulmón, ha sido silenciado por parte de la Administración. Tanto es así que, por ejemplo, a día de hoy seguimos sin un Plan Nacional de Radón a pesar de ser una exigencia de la Directiva 59/2103 EURATOM.

El nuevo Código Técnico nace cojo. Tomando como valor de referencia los 300 Bq/m2, valor en el que todos los expertos coinciden que es excesivamente alto. Para esto no hacía falta esperar tantos años.Y lo más raro es que ya existen recomendaciones, desde el año 2001, desde el Consejo de Seguridad Nuclear de que el valor objetivo para nuevas construcciones debería ser 100 Bq/m3.

En la redacción del borrador tiran de eufemismo. En el punto 2 del Anejo II leemos: “Para limitar el riesgo de exposición de los usuarios a concentraciones inadecuadas de radón”; es decir, que hablan de concentraciones inadecuadas cuando deberían hablar de concentraciones peligrosas. Es como si en los paquetes de tabaco pusieran “Fumar es inadecuado para la salud”.

Según la OMS, el nivel de referencia recomendado es de 100 Bq/m3, si bien no hay un valor umbral por debajo del cual no haya riesgo. Por cada 100 Bq/m3 que se incremente el nivel de referencia, el riesgo de cáncer de pulmón aumenta un 16%. Así que nuestro nuevo CTE nos expone a  un nivel de riesgo 32% mayor que lo que recomienda la OMS. Eso sí, nuestras casas serán muy eficientes energéticamente.

Pensamos que nuestro país se merece algo mejor. Nos avergüenza ver como otros países de nuestro entorno, como Irlanda, Reino Unido, Suecia, apuntan a niveles más bajos mientras nosotros nos quedamos en la cola de los remolones.

Nuestra Constitución dice en su Artículo 43:

  1. Se reconoce el derecho a la protección de la salud.
  2. Compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios. La ley establecerá los derechos y deberes de todos al respecto.

Pues bien, pensamos que el nuevo reglamento referido al radón no cumple adecuadamente este artículo, ya que se escatima en exigencia a la hora de construir, pese a que en la actualidad existe un conocimiento técnico suficiente para construir casas con niveles de radón por debajo de 100 Bq/m3. En EEUU lo llevan haciendo desde 1988.

FUENTE: Vive sin radón