Problemas reproductivos masculinos

Muy numerosas investigaciones científicas han asociado la exposición a las más diversas sustancias contaminantes con una peor calidad del semen en los hombres. Es un problema importante, ya que la calidad seminal es hoy mucho peor que hace unas décadas entre los varones, lo cual genera muchas veces una gran dificultad para conseguir tener descendencia. Y la tendencia es a un agravamiento.

En España destacan las investigaciones realizadas por entidades como el Instituto Marqués, que no han dudado en asociar el problema a hechos como la exposición a contaminantes con efectos de alteración hormonal. Ésa exposición, y sus subsiguientes efectos, pueden originarse ya en el seno materno, habiéndose encontrado mayor presencia de ésos contaminantes (PCBs, PBDEs,…) en las madres embarazadas de los lugares con peor calidad seminal.

En paralelo, y en buena medida asociado a lo anterior, se ha asistido a un incremento de malformaciones reproductivas en los varones, tales como criptorquidias e hipospadias, también asociadas por muchos estudios a la exposición a contaminantes (al igual que el cáncer de testículos, que también está creciendo en incidencia).

Entre las sustancias que se han asociado a problemas en el semen se cuentan:  éteres de glicol de etileno, plomo, 1,1-dicloroetano, clordecona, dibromuro de etileno, radiación de microondas, radiación ionizante, 1,1-dicloroetano, 2-bromopropano, atrazina, benomyl, diazinon, molinate, PCBs, acetona, acrilamida , alquil fenoles, octilfenol, bisfenol A, PBDE (retardante de llama), ftalatos, disolventes, estireno,tolueno, 1,3-butadieno, óxido de etileno, dioxinas, boro, bromo, cadmio , carbaril, cromo, DDT / DDE, dinitrotoluenos, aluminio,dinoseb, fenclorfos, furanos, lindano, mirex, plaguicidas organoclorados, ozono, tetracloroetileno, toluendiamina,…

No es difícil localizar entre las sustancias citadas muchas que  pueden estar presentes en múltiples cosas en el hogar: plásticos, tejidos, productos de aseo y cosmética, alimentos, detergentes, productos de limpieza, pinturas, agua potable, ambientadores,…

Por ejemplo, los éteres de glicol, el bisfenol A, los ftalatos, los alquilfenoles, retardantes de llama,… La exposición prenatal a estos últimos (PBDE), por ejemplo, ha sido asociada también a un mayor riesgo de padecer criptorquidia en los niños nacidos.

También los residuos de pesticidas que persisten en muchos de nuestros alimentos, han sido asociados a posibles problemas reproductivos en los varones. Un estudio británico reciente llamaba la atención acerca de algo vinculado con muchos de los pesticidas más usados hoy en día en los campos de la Unión Europea, como el dimethomorph , el fludioxonil , el fenhexamid, el imazalil, el linuron, el ortho-phenylphenol, el tebuconazole o el pirimiphos-methyl. Pesticidas que acaban con frecuencia en nuestros cuerpos. Lo que decía la investigación es que se ha visto que tienen efectos anti-androgénicos, pudiendo afectar seriamente a los niveles de testosterona.

Entre las sustancias que pueden estar implicadas en una reducción de la fertilidad masculina según los estudios científicos realizados se cuentan: éteres de glicol de etileno, 1,1-dicloroetano, 2-bromopropano, clordecona, dibromuro de etileno , radiación ionizante,plomo, plaguicidas, bromopropano , cadmio, cloruro de metileno, tetracloroetileno, benomilo , benzo (a) pireno, bisfenol A, carbaril , cromo, DDT / DDE, dinitrotoluenos, epiclorhidrina, óxido de etileno, hexaclorobenceno, lindano, manganeso, mercurio , hidrocarburos aromáticos policíclicos, disolventes, toluendiamina, vinclozolina,…

Y otras muchas sustancias han sido asociadas, en concreto, a toxicidad testicular: éteres de glicol (varios), nitrobenceno, ftalatos (como el DEHP), etil-terc-butil-éter, hexafluoroacetona, fenilfosfina, dióxido de vinil ciclohexeno, 1,3-butadieno, 2-etoxietanol, 2-metoxietanol, acrilamida, benomilo, bencil butil ftalato, dibutil ftalato, boro, pesticidas, dibromuro de etileno,…