La prohibición del Bisfenol A más allá de los productos infantiles. El ejemplo de Francia

Conscientes de que los poderes públicos no pueden desentenderse de actuar ante los riesgos que la comunidad científica está descubriendo en relación al Bisfenol A, algunas naciones europeas, como Francia, van adoptando medidas cada vez más ambiciosas. Más cercanas a lo que la comunidad científica lleva mucho tiempo reclamando.

Lo han hecho aplicando con rapidez el Principio de Precaución recogido por la Comisión Europea, que puede ser invocado por las autoridades nacionales, sin necesidad de esperar a que entidades europeas como la EFSA adopten medidas.

La Asamblea Nacional francesa, por una abrumadora mayoría, ha dado ya el paso que pretendemos que también dé ahora España, al aprobar , por una abrumadora mayoría, una ley que establece la eliminación del Bisfenol A en cualquier material , recipiente o envase, destinado a cualquier sector de población con independencia de su edad, que pueda estar en contacto con alimentos.

En diciembre de 2012 Francia aprobó definitivamente una Ley por la cual se prohíbe la producción, importación, exportación y comercialización de materiales que contengan Bisfenol A y estén en contacto con alimentos. Con los siguientes plazos:

A partir de enero de 2013 para cualquier producto alimentario destinado a niños de 0 a 3 años.

A partir de enero de 2015 para todos los demás productos destinados a cualquier sector de población, obligando a que hasta ésa fecha estén provistos de un etiquetado de advertencia.

Es evidente que la Comisión Europea se verá obligada antes o después a adoptar una medida semejante. Esperemos que antes de lo previsto, especialmente si otras naciones como España se suman a la iniciativa de Francia, fortaleciendo así esta posición de defensa de la salud pública.

Recientemente la Ministra de Medio Ambiente de Suecia, Lena Ek, manifestó su deseo de llegar a la “prohibición total” del Bisfenol A, sobre la base de que “para una sustancia con propiedades de alteración endocrina, no es posible definir un límite inferior por debajo del cual es posible excluir daño”12. Y en otros países van realizándose movimientos en aras de unas mayores restricciones de usos de la sustancia.