Análisis encargados por la OCU mostraban la presencia de residuos de múltiples pesticidas en un alto porcentaje de las frutas y verduras analizadas

Han de ser entidades no gubernamentales las que, al ver que la Administración no informa debidamente a la ciudadanía se ven forzadas muchas veces a cumplir esa función de informar a la población. Lo cual, obviamente, dados los medios limitados de estas entidades, no es lo ideal.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) encargó unos análisis de laboratorio cuyos resultados reflejaban una situación realmente preocupante acerca de la presencia de residuos múltiples de pesticidas en seis tipos de frutas y verduras consumidas en España46.

 

Los resultados del estudio eran llamativos: un 64% de las muestras tenían dos o más pesticidas diferentes (encontrándose un total de 52 tipos). Los productos analizados fueron peras conferencia, manzanas golden, fresas, lechuga romana, tomates de ensalada y calabacines, todos comprados en diferentes comercios de Madrid. Frutas y verduras seleccionadas por ser alimentos que suelen consumirse sin pelar y, por lo tanto, en los que cabía esperar un mayor grado de exposición humana a tales residuos. Se analizaron 90 piezas de frutas y verduras -15 de cada clase- buscando la presencia de 350 pesticidas, autorizados y no autorizados.

 

Solo en un 16% de las muestras no se hallaron residuos de pesticidas. En la mayor parte sí los encontraron. Un 78% de las muestras tenían estas sustancias por debajo del límite legal y un 6% en el límite legal. Solo un 20% de las muestras analizadas, tenían un único pesticida.

La OCU mostró su inquietud porque la mayor parte de las muestras analizadas tuviesen 2 o más pesticidas, sin que se hayan realizado estudios ni tests oficiales que verifiquen la seguridad de tales mezclas concretas, ni establezcan niveles seguros para cada una de tales combinaciones posibles.

Un 21% de las muestras tenían más de 5 pesticidas a la vez, un 11% tenían cuatro o cinco y un 32% tenía dos o tres. Las peras destacaban ya que todas tenían al menos 4 pesticidas diferentes y dos de ellas hasta 10 (lo mismo que en las muestras de lechuga). “Una situación peligrosa”-en opinión de la OCU- “por cuanto podría entrar en juego el efecto cóctel, que consiste en la interacción combinada de varios pesticidas (sobre todo si tienen el mismo modo de acción) pudiendo potenciar sus efectos no deseados sobre nuestro organismo. Se trata de efectos que la EFSA está investigando, pero sobre los que aún no ha tomado ninguna medida”47.

Resumiendo algunos de los resultados del informe de la OCU: manzanas (sin residuos 0%, con un pesticida 7%, con dos o tres el 67%, con cuatro o cinco el 20% y con más de 5 pesticidas el 7%), peras (no había ninguna que tuviese de 1 a 3, porque había un 20% que tenían 4 o 5 pesticidas diferentes y un 80% que tenían más de 5), fresas (sin residuos el 7%, con un residuo el 47%, con 2 a 3 el 27%, con 4 a 5 el 7% y con más de 5 el 13%), lechugas (un 27% tenía 0 , un 20% un pesticida, un 27% tenía 2 o 3, un 7% tenía 4 o 5, y un 20% más de 5), tomates (un 27% cero pesticidas, un 13% uno, un 40% dos o tres, un 13% cuatro o cinco y un 7% más de cinco), calabacines (un 33%con cero pesticidas, otro 33% con uno y el mismo porcentaje con 2 o 3).

 

Los informes oficiales también muestran datos verdaderamente escandalosos, pero los consignan sin más, sin alertar a la ciudadanía, es más, intentando en todo momento distraer su atención hacia aspectos que sugieran que no existe problema relevante alguno. Y ello obliga a que, haciéndose eco de lo que es un clamor en la comunidad científica acerca del inquietante significado de esos resultados, algunas organizaciones no gubernamentales tengan que asumir el papel de informar a la ciudadanía.

Así, por ejemplo, los informes de la EFSA como el The 2013 European Union report on pesticide residues desvelan datos como que no solo un 76% de las fresas ti ene residuos de pesticidas, sino que un 63% de ellas ti ene más de un pesticida, simultáneamente, en una sola muestra48Residuos múltiples que también se hallan en un 53% de los melocotones, un 46% de las manzanas, un 36%. de las lechugas, un 28% de la avena, un 27% de los tomates o un 23% del vino. Como si ello no invalidase, y de monumental manera, la apariencia de seguridad de los límites legales en los que la EFSA se ampara. Sin alertar acerca del riesgo real que implican las mezclas de residuos de pesticidas ni explicitar la irresponsabilidad que supone afirmar que es seguro exponerse a esos residuos de pesticidas cuando, de hecho, no se ha estudiado el efecto real de esas mezclas.

Del mismo modo, la EFSA da fríamente sus datos acerca del porcentaje de frutas y verduras que contienen residuos de pesticidas, sean únicos o múltiples, e incluso enumera los pesticidas que se encuentran en ellas. Así, nos dice, por ejemplo, que un 76% de las fresas contienen residuos de pesticidas de 84 tipos diferentes, siendo los más frecuentes algunos como boscalid, cyprodinil, fludioxonil, fenhexamido pyraclostobin49, que el 67% de las manzanas ti ene tales residuos de 55 pesticidas diferentes destacando algunos como captan, folpet, dithianon y ditiocarbamatos50, que el 51% de los tomates tiene residuos de pesticidas de 82 tipos siendo más frecuentes pesticidas como ditiocarbamatos, boscalid, spiromesifen, cypronidil, fluopyram51, que el 46% de la avena ti ene residuos de pesticidas, sobre todo de pesticidas como glifosato y chlormequat52, que un 45% de las muestras de vino están contaminadas, frecuentemente con boscalid, fenhexamid o dimetomoph53...

 

Pero al dar esos datos la EFSA elude comentar aspectos clave que, de nuevo, pondrían en entredicho la apariencia de seguridad que la agencia trata de trasladar. Uno de esos aspectos, y muy importante, ya que cuestiona muy seriamente la fiabilidad de muchos límites legales supuestamente “seguros” de pesticidas es el hecho de que muchos de los pesticidas que se enumeran -captan, carbendazim, dithiocarbamates, glyphosate, iprodione, linuron penconazole, pirimicarb, tebuconazole, chlorpyrifos...- son disruptores endocrinos. Porque es un hecho, también omitido por la EFSA, que a la hora de establecer los niveles legales no se tuvo en cuenta esta circunstancia.

Sin embargo, entidades independientes sí destacan esas circunstancias, no queriendo hurtar su conocimiento a la sociedad sino hacerlo manifiesto por la relevancia que tienen. Así, por ejemplo, la organización Generations Futures54 encargó análisis sobre muestras de fresas procedentes de España y Francia y vio que más de un 91% de ellas contenían residuos de pesticidas y más de un 71% de ellas, contenían residuos de pesticidas a los que se atribuyen efectos de disrupción endocrina55. También estas entidades no gubernamentales cruzan los datos que la comunidad científica pública acerca de los pesticidas que pueden ser disruptores endocrinos con los listados de sustancias presentes en alimentos que da la Administración e informan sobre este particular. Tal es el caso del informe Disrupting Food56, publicado por la entidad PAN Europe, que hizo pública la presencia de pesticidas con capacidad de disrupción endocrina en alimentos europeos.

PAN Europe buscó la presencia de los nombres de 43 pesticidas disruptores endocrinos en el informe sobre residuos de pesticidas detectados en 2009 en los alimentos europeos -frutas, verduras, cereales, leche y huevos- elaborado por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) y en el análisis de muestras de alimentos en la UE (incluyendo frutas, verduras, cereales, leche y huevos). Se evaluaron 27 alimentos. Se vio que de esas 43 sustancias buscadas 30 estaban presentes. 

En las lechugas, por ejemplo, se hallaron pesticidas como: Bifentrin, Captan, Carbendazim y Benomil, Clorotalonil, Clorpirifos metil, Cipermetrina(suma), Ciproconazol, Deltametrina, Dimetoato (suma), Ditiocarbamatos (Mancozeb), Flutriafol, Iprodione, Linuron, Metomil y Tiodicarb, Miclobutanil, Pirimicarb (suma), Propamocarb (suma), Pirimetanil, Tebuconazol y Tolclofos-metil. Y en tomates pepinos, manzanas, peras, uvas, fresas, pimientos... diferentes pesticidas también.

No obstante, PAN Europe solo buscaba 43 pesticidas disruptores endocrinos, pero realmente son muchos más los pesticidas que pueden tener estas propiedades, por lo que si hubiese buscado más tipos de pesticidas habría sido obviamente mayor el número de pesticidas disruptores encontrados. 

Este artículo forma parte del Informe de Alimentos con residuos de pesticidas alteradores hormonales. Haz click aquí para ver más 

 

Descárgate el Informe Alimentos con resíduos de pesticidas alteradores hormonales en PDF pinchando aquí.

Referencias

46. Pesticidas en frutas y verduras. Estudio. OCU-Compra Maestra nº 395 / Septiembre 2014 http://www.ocu.org/alimentacion/seguridad-alimentaria/articulo/ pesticidas-en-frutas-y-verduras/download y en: https://www.ocu.org/~/media/ocu/images/paper%20publications/ocucompra%20... en%20frutas%20y%20verduras/reference/pesticidas%20en%20frutas%20y%20verduras/pesticidas%20(sept%202014%20cm395).pdf.

47. Para la OCU resultaba inquietante encontrar más de un pesticida en dos de cada tres muestras analizadas” y ante los riesgos de la exposición combinada instan a la Comisión Europea a que “tome medidas para limitar su presencia. Al tiempo que pedimos al Gobierno que se comprometa para reducir ya el volumen de pesticidas”.

48. El 12% con más de 6.

49. Otros pesticidas detectados en fresas son thiachoprid, iprodione, penconazole, pyrimetanil, captan, pirimicarb, spinosad...

50. Además de tener otros como pyraclostrobin, chorpirifos, acetamiprid, thiacloprid, pyrimicarb, fludioxonil, pyrimetanil, carbendazim, cypronidil...

51. Detectándose otros como iprodione, acetamiprid, clortalonil, propamocarb, tebuconazole, pyrimetanil, spinosad, fenhexamid, pyraclostrobin, dimethomorph, imidacloprid...

52. Y también algo de presencia de otros como ditiocarbamats, pyraclostrobin, pyrimifos-metil, tebuconazole, linuron...

53. En menor grado con otros pesticidas: glifosato, carbendazim, iprodione...

54. Enquête EXPPERT II : Des pesticides interdits et des Perturbateurs Endocriniens (PE) dans des fraises. 2eme volet de l’enquête de Générations Futures sur les pesticides perturbateurs endocriniens 9 juillet 2013.

55. También se llegaron a localizar pesticidas prohibidos o prohibidos en fresas. Por ejemplo se detectó carbosulfan, pesticida que se prohibió en la UE en 2007.

56. COMIDA DISRUPTORA. Químicos disruptores endocrinos en la comida de la Unión Europea. PAN Germany. Informe en castellano www.vivosano. org/es_Es/descargas/descarga.aspx