Los científicos instan a actuar / Los informes de HEAL y de Norden

Un informe encargado por la organización HEAL (Health and Environment Alliance)122 a expertos de universidades británicas, concluía que la UE podría ahorrar 31.000 millones de euros al año en costes sanitarios y de pérdida de productividad reduciendo la exposición a las sustancias químicas que alteran el equilibrio hormonal humano. Solo en España la reducción de ese problema representaría casi 3000 millones de euros de ahorro anual (2.900 millones)123. No obstante, se trata de un informe basado en unos criterios acaso excesivamente conservadores, atribuyendo solo un 5% de una serie de problemas de salud determinados a estos contaminantes. Otros informes arrojan resultados muy superiores.

Un informe, realizado por los países nórdicos124 arrojaba por su parte un coste de 1200 millones de euros anuales en problemas reproductivos masculinos en Europa. Entre ellos, una serie de defectos en la formación del aparato genital de los niños, tales como la criptorquidia (testículos que no descienden de la cavidad abdominal), hipospadias (la abertura de la uretra, en lugar estar en la punta del pene, se ubica en otros lugares), la mala calidad del semen o el cáncer de testículos125. Las conclusiones del estudio nórdico son claras: “asumiendo que los disruptores endocrinos traen consigo una serie de efectos negativos sobre la salud humana y la vida silvestre, este informe muestra que minimizar la exposición a los disruptores endocrinos no solo evitará dolor y sufrimiento a las personas (y la vida silvestre) afectadas sino que ahorrará a la sociedad considerables costes económicos”. Y entre los pasos a dar para conseguir esa protección de la salud y del bolsillo de los europeos cita, en primer lugar: el “desarrollo de unos criterios basados estrictamente en la ciencia para la identificación de las sustancias que sean disruptoras endocrinas y que estos sean tenidos en cuenta debidamente en la legislación europea’’.

Estos artículos forman parte del Informe de Alimentos con residuos de pesticidas alteradores hormonales. Haz click aquí para ver más:

 

Descárgate el Informe Alimentos con resíduos de pesticidas alteradores hormonales en PDF pinchando aquí.

 

Referencias

122. HEAL es una organización europea encargada de los efectos del deterioro ambiental sobre la salud que cuenta con el apoyo de 65 organizaciones miembros y en la que se encuentran representados científicos, profesionales sanitarios, asociaciones de enfermos, ONGs ambientales, centros de investigación, etc.

123. Basa sus cálculos en una lista de enfermedades y problemas sanitarios que los científicos expertos en la investigación sobre disruptores endocrinos han identificado como relacionadas con el sistema endocrino. Entre ellos, problemas reproductivos y de fertilidad (incluyendo el bajo número de espermatozoides), anomalías del pene y los testículos en los niños pequeños, cánceres de mama, próstata y testículos, desórdenes conductuales en los niños, tales como el autismo y el desorden de déficit de atención e hiperactividad (ADHD) o la obesidad y diabetes.

124. “El coste de la Inacción. Análisis socioeconómico de los costes ligados a los efectos de las sustancias disruptoras endocrinas sobre la salud reproductiva masculina”. Publicado por Norden, el Consejo Nórdico de Ministros en el que están representados Dinamarca, Finlandia, Islandia , Noruega y Suecia

125. Aún así, advierten los autores del informe “como esos costes solo representan una fracción de las enfermedades vinculadas al sistema hormonal hay buenas razones para continuar el trabajo de reducir la exposición humana a estas sustancias”.