Efectos reproductivos

Se ha visto que los hombres que se alimentan con frutas y verduras con un mayor contenido de residuos de pesticidas tienen una peor calidad en su semen, con menos espermatozoides y más espermatozoides anormales175. El diazinon, así como otros pesticidas ha sido asociado a una baja calidad seminal176. Es especialmente célebre el caso del DBCP, un nematicida, que esterilizó a muchos varones177 pero son muchas más las sustancias que han sido estudiadas. Un estudio llegaba a mostrar que el riesgo de tener una pobre calidad seminal se podía llegar a incrementar casi 30 veces para los hombres con niveles más altos de alachlor, 17 veces con el diazinon y 12 veces con la atrazina178.

La exposición de animales de laboratorio al carbendazim179 (fungicida carbamato) ha sido asociada a defectos de nacimiento asociados a los niveles de andrógenos. Sus efectos sobre la función reproductora masculina hace mucho que ha sido estudiada, habiendo sido asociado a una reducción en el número de espermatozoides y de la fertilidad en experimentos de laboratorio180.

El prochloraz, fungicida muy usado en la UE, puede, como otros pesticidas de su clase (imidazoles) causar efectos de disrupción endocrina tales como efectos feminizantes en los machos, malformaciones sexuales o alteraciones de conducta181.

El glifosato y/o las formulaciones en él basadas, que integran uno de los herbicidas más usados del planeta, ha sido asociado a los más diversos efectos de disrupción endocrina182. Por ejemplo, la exposición durante el embarazo podía alterar el proceso de masculinización de las crías y promover cambios en la conducta y problemas histológicos y endocrinos en los parámetros reproductivos183.

Son infinidad los estudios que asocian pesticidas con capacidad de alteración endocrina a los más diversos males. Unos muestran asociaciones epidemiológicas en humanos y otros, resultados en animales que podrían extrapolarse a humanos dados los elementos endocrinos comunes entre especies. Así, por ejemplo, se ha visto por investigadores del Instituto Nacional de Alimentación de la Universidad Técnica de Dinamarca como se asociaba la exposición durante la gestación y la lactancia a dos fungicidas triazoles muy usados y por tanto frecuentes como contaminantes alimentarios, el epoxiconazole y el tebuconazole, a masculinización de las hembras o feminización de los machos de rata184.

La exposición a sustancias disruptoras endocrinas, entre ellas varios pesticidas, también ha sido asociada a la endometriosis que tantas veces ti ene que ver con la infertilidad femenina.

Por ejemplo, a la exposición a varios pesticidas organoclorados, como el lindano y el mirex185, sustancias con un alto grado de persistencia186. Las mujeres que tenían un nivel algo más alto de presencia del metabolito187 del lindano y de mirex, tenían un riesgo notablemente superior de tener la enfermedad (y mucho más en el caso de la endometriosis ovárica para el lindano). Otros estudios han mostrado que la presencia ciertos niveles de residuos de DDT y otros químicos industriales188 en el cuerpo está asociada a un mayor riesgo de endometriosis189.

Diferentes investigaciones han mostrado190 que la presencia de determinados contaminantes con efecto hormonal puede estar asociada además a un mayor riesgo de tener ovarios poliquísticos. En alguna de ellas191 se estudió la asociación de diferentes contaminantes192, entre los que figuraban algunos pesticidas -como la vinclozolina o la permetrina- con este problema, exponiendo a las ratas que se estaban desarrollando en el útero materno, viendo cómo se desarrollaban quistes semejantes a los del síndrome de ovario poliquístico humano y menopausia prematura. Los efectos se transmitieron a tres generaciones, aunque las últimas no estuviesen expuestas a las sustancias. Se evaluó como la vinclozolina podía haber causado tales alteraciones transmisibles y se vio que la sustancia parecía haber reprogramado epigenéticamente los fetos expuestos.

La vinclozolina ha sido asociada por diferentes estudios de laboratorio a diferentes problemas que se pueden transmitir a lo largo de varias generaciones ligados a una mayor probabilidad de desórdenes metabólicos, problemas de la próstata193 (incluido el cáncer), un mal descenso de los testículos194 y problemas reproductivos195(como peor calidad del semen e infertilidad196).

Las más diversas investigaciones muestran que la exposición a niveles muy bajos de algunos pesticidas pueden tener influencias significativas en los niveles hormonales y el grado de maduración sexual, por ejemplo, en los adolescentes197.

Resumir siquiera los múltiples efectos que pueden estar asociados a la exposición a pesticidas disruptores endocrinos sería interminable. Se ha visto, por ejemplo, como los hijos de trabajadoras agrícolas expuestas a pesticidas durante el embarazo, nacían con una serie de problemas en el desarrollo del aparato reproductor. Así, por ejemplo, se constató en una relevante investigación198 del Instituto de Salud Pública de la Universidad del Sur de Dinamarca, en el que se analizó a un amplio grupo de hijos de mujeres expuestas y no expuestas a los pesticidas a sus tres meses de vida, encontrando que los hijos de madres expuestas tenían una mayor prevalencia de una serie de problemas. Por ejemplo, tenían un 6,2% de casos de criptorquidia (frente a solo un 1,9% en las no expuestas ocupacionalmente a pesticidas), tenían un pene más corto, unos testículos menores, menos testosterona en sangre e inhibina B (proteína cuya producción es estimulada por los andrógenos). Se ha visto, por otro lado, una mayor incidencia de casos de criptorquidia en niños de áreas con un alto uso de pesticidas199. En otro estudio200 se midió la presencia de 16 pesticidas en las placentas de niños y se asoció una mayor carga hormonal por el efecto combinado de pesticidas con un mayor riesgo201 de esta malformación202.

Precisamente es durante el desarrollo embrionario y fetal cuando pueden producirse muchos de los mayores efectos de los pesticidas disruptores endocrinos. El embarazo es un periodo especialmente sensible en el que niveles bajísimos de una sustancia pueden generar efectos muy importantes en la criatura en desarrollo que permanecerán mucho después de haber finalizado la exposición203. Esa es la razón de que en este ámbito de estudio de los efectos de los disruptores endocrinos se acuñase el témino de “bases fetales de la enfermedad adulta” para describir las interacciones entre el organismo en desarrollo y el ambiente que determinan la propensión de ese individuo a desarrollar una enfermedad mucho más adelante en la vida204. Hay una nutrida cantidad de evidencias científicas al respecto. Por ejemplo, sobre como las exposiciones del feto pueden causar o incrementar la sensibilidad que predisponga al cáncer en etapas posteriores de la vida205.

Lamentablemente, casi toda la investigación epidemiológica sobre los riesgos del cáncer se refiere a la presencia de contaminantes químicos.

Estos artículos forman parte del Informe de Alimentos con residuos de pesticidas alteradores hormonales. Haz click aquí para ver más:

 

Descárgate el Informe Alimentos con resíduos de pesticidas alteradores hormonales en PDF pinchando aquí.

 

Referencias

175. Y.H. Chiu et al. Fruit and vegetable intake and their pesticide residues in relation to semen quality among men from a fertility clinic. Human Reproduction (2015) doi: 10.1093/humrep/dev064 First published online: March 30, 2015. ACCESIBLE EN: http://humrep.oxfordjournals.org/content/early/2015/03/27/humrep.dev064.abstract

176. Shanna H Swan, Robin L Kruse, Fan Liu, Dana B Barr, Erma Z Drobnis, J Bruce Redmon, Christina Wang, Charlene Brazil, James W Overstreet, and Study for Future Families Research Group. Environ Health Perspect. 2003 Sep; 111(12): 1478–1484. Semen quality in relation to biomarkers of pesticide exposure.

177. The pesticide DBCP and male infertility. Late Lessons. European Environmental Agency Thrupp LA1.Sterilization of workers from pesticide exposure: the causes and consequences of DBCP-induced damage in Costa Rica and beyond. Int J Health Serv. 1991;21(4):731-57.

178. Swan, SH, RL Kruse, L Fan, DB Barr, EZ Drobnis, JB Redmon, C Wang, C Brazil and JW Overstreet and the Study for the Future of Families Research Group. 2003. Semen quality in relation to biomarkers of pesticide exposure. Environmental Health Perspectives 111:1478-1484.

179. Sería uno de los pesticidas que ya estarían siendo eliminados de la circulación: Nota de prensa de PAN Europe: Farewell present of Health Commissioner Borg: endocrine disrupting pesticide Carbendazim banned http://pan-europe.info/News/PR/141022.html en la que esta organización aplaude la decisión de la DG SANCO y su Comité Permanente sobre pesticidas que decidió no renovar la aprobación de este fungicida.

180. Gray LE Jr, Ostby J, Linder R, Goldman J, Rehnberg G, Cooper R Carbendazim-induced alterations of reproductive development and function in the rat and hamster. Fundam Appl Toxicol. 1990 Aug;15(2):281-97. Yu G, Guo Q, Xie L, Liu Y, Wang X. Effects of subchronic exposure to carbendazim on spermatogenesis and fertility in male rats. Toxicol Ind Health. 2009 Feb;25(1):41-7. doi: 10.1177/0748233709103033. / Vinggaard AM, Nellemann C, Dalgaard M, Jørgensen EB, Andersen HR. Antiandrogenic effects in vitro and in vivo of the fungicide prochloraz. Toxicol Sci. 2002 Oct;69(2):344-53.

181. Vinggaard AM, Hass U, Dalgaard M, Andersen HR, Bonefeld-Jørgensen E, Christiansen S, Laier P, Poulsen ME Prochloraz: an imidazole fungicide with multiple mechanisms of action. Int J Androl. 2006 Feb;29(1):186-92. / Anne Marie Vinggaard, Sofie Christiansen, Peter Laier, Mette Erecius Poulsen, Vibeke Breinholt, Kirsten Jarfelt, Helene Jacobsen, Majken Dalgaard, Christine Nellemann and Ulla Hass. Perinatal Exposure to the Fungicide Prochloraz Feminizes the Male Rat Offspring. Toxicol. Sci. (June 2005) 85 (2): 886-897. doi: 10.1093/toxsci/kfi150

182. Gasnier C, Dumont C, Benachour N, Clair E, Chagnon MC, Séralini GE. Glyphosate-based herbicides are toxic and endocrine disruptors in human cell lines. Toxicology. 2009 Aug 21;262(3):184-91. doi: 10.1016/j.tox.2009.06.006. Epub 2009 Jun 17.

183. Romano MA, Romano RM, Santos LD, Wisniewski P, Campos DA, de Souza PB, Viau P, Bernardi MM, Nunes MT, de Oliveira CA. Glyphosate impairs male offspring reproductive development by disrupting gonadotropin expression. Arch Toxicol. 2012 Apr;86(4):663-73. doi: 10.1007/s00204-011-0788-9. Epub 2011 Nov 26

184. Taxvig C, Hass U, Axelstad M, Dalgaard M, Boberg J, Andeasen HR, Vinggaard AM. Endocrine-disrupting activities in vivo of the fungicides tebuconazole and epoxiconazole. Toxicol Sci. 2007 Dec;100(2):464-73. Epub 2007 Sep 4. ACCESIBLE EN: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17785682

185. Upson K, AJ De Roos, ML Thompson, S Sathyanarayana, D Scholes, DB Barr, VL Holt. 2013. Organochlorine pesticides and risk of endometriosis: Findings from a population-based case-control study. Environmental Health Perspectives. http://dx.doi.org/10.1289/ehp.1306648.

186. Motivo por el cual pese a haber sido prohibidos hace mucho tiempo siguen presentes como contaminantes de los tejidos humanos.

187. El beta-HCH

188. Como los PCBs

189. Maria Grazia Porpora, Emanuela Medda, Annalisa Abballe, Simone Bolli, Isabella De Angelis, Alessandro di Domenico, Annamaria Ferro, Anna Maria Ingelido, Antonella Maggi, Pierluigi Benedetti Panici, Elena De Felip. Endometriosis and Organochlorinated Environmental Pollutants: A Case–Control Study on Italian Women of Reproductive Age. Environ Health Perspect. 2009 Jul; 117(7): 1070–1075

190. Por ejemplo con el bisfenol A (ANSES. Informe del Colectivo de Expertos. Solicitud de informes números: 2009-SA-0331 y 2010-0197-SA: Efectos sobre la salud del BPA. Septiembre 2011 /// Kandaraki E1, Chatzigeorgiou A, Livadas S, Palioura E, Economou F, Koutsilieris M, Palimeri S, Panidis D, Diamanti-Kandarakis E. Endocrine disruptors and polycystic ovary syndrome (PCOS): elevated serum levels of bisphenol A in women with PCOS. J Clin Endocrinol Metab. 2011 Mar;96(3):E480-4. /// Tarantino G1, Valentino R, Di Somma C, D’Esposito V, Passaretti F, Pizza G, Brancato V, Orio F, Formisano P, Colao A, Savastano S Bisphenol A in polycystic ovary syndrome and its association with liver-spleen axis. Clin Endocrinol (Oxf). 2013 Mar;78(3):447-53./// . Fernandez, M, N Bourguignon, V Lux-Lantos and C Libertun. 2010. Neonatal exposure to Bisphenol A and reproductive and endocrine alterations resembling the polycystic ovarian syndrome in adult rats. Environmental Health Perspectives/// Etc

191. Nilsson E, Larsen G, Manikkam M, Guerrero-Bosagna C, Savenkova MI, Skinner MK (2012) Environmentally Induced Epigenetic Transgenerational Inheritance of Ovarian Disease. PLoS ONE 7(5): e36129. doi:10.1371/journal.pone.0036129

192. Bisfenol A, DEHP, DBP, dioxina, hidrocarburos...

193. Anway MD, Skinner MK. Transgenerational effects of the endocrine disruptor vinclozolin on the prostate transcriptome and adult onset disease. Prostate. 2008 Apr 1; 68(5):517-29. EFECTOS EN LA SALUD DE LOS PESTICIDAS DISRUPTORES ENDOCRINOS HOGAR SIN TÓXICOS - FUNDACIÓN VIVO SANO 64 ALIMENTOS CON RESIDUOS DE PESTICIDAS ALTERADORES HORMONALES. UNA GRAVE AMENAZA PARA LA SALUD CONSENTIDA POR LAS AUTORIDADES

194. Shono T, Suita S, Kai H, Yamaguchi Y2004. Short-time exposure to vinclozolin in utero induces testicular maldescent associated with a spinal nucleus alteration of the genitofemoral nerve in rat. J Pediatr Surg 39:217–219.

195. Monosson E, Kelce WR, Lambright C, Ostby J, Gray Jr LE1999. Peripubertal exposure to the antiandrogenic fungicide, vinclozolin, delays puberty, inhibits the development of androgen-dependent tissues, and alters androgen receptor function in the male rat.. Toxicol Ind Health 15:65–79

196. Anway MD, Skinner MK. Epigenetic transgenerational actions of endocrine disruptors. Review. Epigenetic transgenerational actions of endocrine disruptors. Endocrinology. 2006 Jun; 147(6 Suppl):S43-9.Anway MD, Cupp AS, Uzumcu M, Skinner MK. Epigenetic transgenerational actions of endocrine disruptors and male fertility. Science. 2005 Jun 3; 308(5727):1466-9.

197. Croes K, Den Hond E, Bruckers L, Govarts E, Schoeters G, Covaci A, Loots I, Morrens B, Nelen V, Sioen I, Van Larebeke N, Baeyens W.Endocrine actions of pesticides measured in the Flemish environment and health studies (FLEHS I and II). Environ Sci Pollut Res Int. 2015 Oct;22(19):14589-99.

198. Andersen HR, Schmidt IM, Grandjean P, Jensen TK, Budtz-Jørgensen E, Kjaerstad MB, Baelum J, Nielsen JB, Skakkebaek NE, Main KM. Impaired reproductive development in sons of women occupationally exposed to pesticides during pregnancy. Environ Health Perspect. 2008 Apr;116(4):566-72. doi: 10.1289/ehp.10790.

199. J García-Rodríguez, M García-Martín, M Nogueras-Ocaña, J de Dios Luna-del-Castillo, M Espigares García, N Olea, and P Lardelli-Claret.Exposure to pesticides and cryptorchidism: geographical evidence of a possible association. Environ Health Perspect. Oct 1996; 104(10): 1090–1095.

200. También en Granada (España)

201. Los casos tenian más pesticidas que los controles. Eran pesticidas como o,p′-DDT, p,p′-DDT, lindane , mirex, endosulfan alpha..

202. Mariana F. Fernandez, Begoña Olmos, Alicia Granada, Maria José López-Espinosa,José-Manuel Molina-Molina, Juan Manuel Fernandez,Milagros Cruz, Fátima Olea-Serrano, and Nicolás Olea Human Exposure to Endocrine-Disrupting Chemicals and Prenatal Risk Factors for Cryptorchidism and Hypospadias: A Nested Case– Control Study. Environ Health Perspect. 2007 Dec; 115(Suppl 1): 8–14.

203. Infinidad de estudios relacionan pesticidas con efectos endocrinos en el embarazo. Por ejemplo Zhao M, Zhang Y, Zhuang S, Zhang Q, Lu C, Liu W Disruption of the hormonal network and the enantioselectivity of bifenthrin in trophoblast: maternal-fetal health risk of chiral pesticides. Environ Sci Technol. 2014 Jul 15;48(14):8109-16. .

204. Diamanti-Kandarakis E, Bourguignon JP, Giudice LC, Hauser R, Prins GS, Soto AM, Zoeller RT, Gore AC. Endocrine-disrupting chemicals: an Endocrine Society scientific statement. Endocr Rev. 2009;30(4):293–342.

205. Birnbaum, LS and SE Fenton. 2003. Cancer And Developmental Exposure to Endocrine Disruptors. Environmental Health Perspectives 111:389-394