Uno de los datos más impactantes en relación con el impacto sanitario de los pesticidas disruptores endocrinos: El daño sobre el desarrollo del cerebro infantil

Un importante informe156 de la prestigiosa Endocrine Society publicado en 2015 desvela que la exposición a pesticidas organofosforados -cuya principal vía de entrada al cuerpo es la dieta no ecológica- pueden provocar la pérdida de más de 13 millones de puntos de cociente intelectual en los niños europeos cada año y causar un coste sanitario de más de 146.000 millones de euros157.

El mayor coste sanitario asociado por la Endocrine Society a las sustancias disruptoras endocrinas en Europa era el del impacto de los pesticidas organofosforados sobre el desarrollo del cerebro infantil: unos  146.000 millones de euros.

Los PBDEs causarían una pérdida de unos 873000 puntos de coeficiente intelectual y 3290 casos de discapacidad intelectual con un coste de 9.59 miles de millones de euros y la exposición a los pesticidas organofosforados, por su parte, estarían asociados con la pérdida de unos 13 millones de puntos de cociente intelectual y con 59 300 casos de discapacidad intelectual, con un coste de unos 146000 millones de euros. Los trastornos del espectro autista causados por la exposición a múltiples sustancias disruptoras endocrinas, asignados con un 20 a 39% de probabilidad, con 316 casos atribuibles, a un coste de 199 millones de euros. Los casos de déficit de atención con hiperactividad asociados a la exposición a múltiples disruptores endocrinos fueron asignados con un 20 a 69% de probabilidad y causarían entre 19300 y 31200 casos con un coste de entre 1, 21 miles a 2,86 miles de millones de euros.

Un importante informe de la prestigiosa Endocrine Society publicado en 2015 desvela que la exposición a pesticidas organofosforados -cuya principal vía de entrada al cuerpo es la dieta no ecológica- pueden provocar la pérdida de más de 13 millones de puntos de coeficiente intelectual en los niños europeos cada año.


Desde hace mucho se conoce la asociación entre la exposición a pesticidas organofosforados, especialmente durante el embarazo, y diferentes trastornos cognitivos en los niños. Así, por ejemplo, la exposición durante el embarazo al insecticida chlorpyrifos, un insecticida que aparece como residuo en muchos alimentos, está asociada a una peor memoria de trabajo y a un menor cociente intelectual total en los niños a los 7 años, según un estudio de la Escuela Mailman de Salud Pública de Nueva York159. De media, por cada incremento de la desviación estándar en la exposición al chlorpirifos (4.61 pg/g), el cociente intelectual total caía un 1.4% y la memoria de trabajo un 2.8%. Otro estudio160 asociaba la exposición a la misma sustancia durante el embarazo a alteraciones cerebrales en los fetos que llevan a un menor cociente intelectual de los niños y a una eliminación de diferencias cerebrales asociadas al sexo.

La asociación entre la detección de una mayor presencia de residuos de pesticidas organofosforados en la orina de los niños y un mayor riesgo de padecer el trastorno de déficit de atención e hiperactividad ha sido constatada por varios estudios, así por ejemplo en una amplia muestra de niños de 8 a 15 años, representativa de la población general, se ha llegado a ver un incremento de riesgo que llegaba a ser de un 200% y ello dentro de los niveles de concentración que suelen ser comunes en la población161.

Otros estudios asocian el problema también con otros pesticidas, los piretroides, que poco a poco han ido incrementando su nivel de uso, hasta ser uno de los ti pos hoy en día más vastamente usados, en buena medida porque se les había considerado más seguros que los organofosforados. Un estudio analizó un amplio grupo de niños de 8 a 15 años, igualmente representativo de la población general y el resultado fue que aquellos niños varones que tenían presencia en orina de residuos de pesticidas piretroides por encima del límite de detección tenían el doble de probabilidad de tener el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (fundamentalmente de esto último) que aquellos que estaban bajo ese límite162. Diferentes investigaciones han mostrado resultados concordantes. Así otro estudio163 mostró como la exposición a niveles bajos de pesticidas organofosforados y piretroides estaba asociado a un significativo impacto en la memoria de trabajo y en la comprensión verbal de los niños. Diferentes estudios de laboratorio proporcionan datos acerca de las posibles causas de efectos como algunos de los citados164.

Datos recientes muestran que otros pesticidas muy usados, el acetamiprid y el imidacloprid, (del tipo de los neonicotinoides) también podrían causar efectos sobre el sistema nervioso de mamíferos con posibles implicaciones humanas165. El prochloraz, un fungicida, ha sido asociado a efectos sobre las hormonas tiroideas, lo que podría tener que ver con subsecuentes efectos sobre el desarrollo cerebral166. También el fipronil, como otros pesticidas ha sido asociado a efectos sobre el sistema nervioso central167.

Una revisión científica destaca que el análisis de la neurotoxicidad durante el desarrollo no es requerida en los actuales sistemas de evaluación del riesgo. Sin embargo, muchos pesticidas usados actualmente en Europa, como los organofosforados, carbamatos, piretroides, etilenobisditiocarmamatos y herbicidas clorofenóxicos podrían causar toxicidad para el neurodesarrollo y deberían adoptarse medidas preventivas para evitar exposiciones como las que se dan a través de la dieta168.

La exposición a niveles muy bajos de pesticidas organoclorados, como los que ya tienen en el organismo sectores amplios de población, ha sido asociada, por su parte, a desarreglos cognitivos en la vejez169. Los niveles de tres pesticidas p,p’-DDE, trans-nonachlor y hexachlorobenzene estaban asociados al desarreglo cognitivo170.

  

Estos artículos forman parte del Informe de Alimentos con residuos de pesticidas alteradores hormonales. Haz click aquí para ver más:

 

Descárgate el Informe Alimentos con resíduos de pesticidas alteradores hormonales en PDF pinchando aquí.

Referencias

156. Bellanger M, Demeneix B, Grandjean P, Zoeller RT, Trasande L. Neurobehavioral deficits, diseases, and associated costs of exposure to endocrine-disrupting chemicals in the European Union. J Clin Endocrinol Metab. 2015 Apr;100(4):1256-66. doi: 10.1210/jc.2014-4323. Epub 2015 Mar 5. ACCESIBLE EN: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4399309/

157. Este informe ha sido elaborado por científicos de entidades de varios países como la Escuela de Salud Pública de Harvard (Boston, USA), Escuela de Altos Estudios en Salud Pública (EHESP) , Centro Nacional de Investigación Científica (París,Francia), Universidad del Sur de Dinamarca (Odense, Dinamarca), Universidad de Massachussets (Amherts,USA) , Universidad de Nueva York o el Instituto Global de Salud Pública (Nueva York), bajo los auspicios de la prestigiosa Endocrine Society, entidad de referencia mundial en el tema de los problemas de salud vinculados a las hormonas.

158. A ese fin, un panel de expertos aplicó criterios basados en el peso de la evidencia científica sobre los efectos de una serie de importantes contaminantes con acción hormonal y se evaluó el coste derivado de la exposición a estas sustancias en términos de pérdida de productividad, costes por trastornos del espectro autista, así como por trastorno de déficit de atención e hiperactividad. Se incluyeron costes directos (como tratamientos) e indirectos como la pérdida de productividad.

159. Rauh V, Arunajadai S, Horton M, Perera F, Hoepner L, Barr DB, Whyatt R.Seven-year neurodevelopmental scores and prenatal exposure to chlorpyrifos, a common agricultural pesticide. Environ Health Perspect. 2011 Aug;119(8):1196-201. doi: 10.1289/ehp.1003160. Epub 2011 Apr 21. ACCESIBLE EN: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/21507777

160. Virginia A. Rauha, Frederica P. Perera, Megan K. Horton, Robin M. Whyatt, Ravi Bansal, Xuejun Hao, Jun Liu, Dana Boyd Barr, Theodore A. Slotkin, Bradley S. Peterson.Brain anomalies in children exposed prenatally to a common organophosphate pesticide. PNAS May 15, 2012 vol. 109 no. 20 7871-7876 ACCESIBLE EN: http://www.pnas.org/content/109/20/7871.abstract

161. Maryse F. Bouchard, David C. Bellinger, Robert O. Wright, Marc G. Weisskopf. Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder and Urinary Metabolites of Organophosphate Pesticides. Pediatrics. May 2010

162. Melissa Wagner-Schuman, Jason R. Richardson, Peggy Auinger, Joseph M. Braun, Bruce P. Lanphear, Jeffery N. Epstein, Kimberly Yolton and Tanya E. Froehlich. Association of pyrethroid pesticide exposure with attention-deficit/hyperactivity disorder in a nationally representative sample of U.S. children. Environmental Health201514:44. May 2015

163. Na Wang, Mengying Huang, Xinyan Guo, and Ping Lin. Urinary Metabolites of Organophosphate and Pyrethroid Pesticides and Neurobehavioral Effects in Chinese Children. Environ. Sci. Technol., 2016, 50 (17), pp 9627–9635

164. Ahlbom J, Fredriksson A, Eriksson P. Neonatal exposure to a type-I pyrethroid (bioallethrin) induces dose–response changes in brain muscarinic receptors and behaviour in neonatal and adult mice. Brain Res. 1994;645(1–2):318–24. Bloomquist JR, Barlow RL, Gillette JS, Li W, Kirby ML. Selective effects of insecticides on nigrostriatal dopaminergic nerve pathways. Neurotoxicology. 2002;23(4– 5):537–44. / Burns CJ, McIntosh LJ, Mink PJ, Jurek AM, Li AA. Pesticide exposure and neurodevelopmental outcomes: review of the epidemiologic and animal studies. J Toxicol Environ Health B Crit Rev. 2013;16(3–4):127–283. Casida JE, Durkin KA. Neuroactive insecticides: targets, selectivity, resistance, and secondary effects. Annu Rev Entomol. 2013;58:99–117. / Elwan MA, Richardson JR, Guillot TS, Caudle WM, Miller GW. Pyrethroid pesticide-induced alterations in dopamine transporter function. Toxicol Appl Pharmacol. 2006;211(3):188–97. / Eriksson P, Nordberg A. Effects of two pyrethroids, bioallethrin and deltamethrin, on subpopulations of muscarinic and nicotinic receptors in the neonatal mouse brain. Toxicol Appl Pharmacol. 1990;102(3):456–63. / Eriksson P, Fredriksson A. Neurotoxic effects of two different pyrethroids, bioallethrin and deltamethrin, on immature and adult mice: changes in behavioral and muscarinic receptor variables. Toxicol Appl Pharmacol. 1991;108(1):78–85. / Gillette JS, Bloomquist JR. Differential up-regulation of striatal dopamine transporter and alpha-synuclein by the pyrethroid insecticide permethrin. Toxicol Appl Pharmacol. 2003;192(3):287–93. / Lazarini CA, Florio JC, Lemonica IP, Bernardi MM. Effects of prenatal exposure to deltamethrin on forced swimming behavior, motor activity, and striatal dopamine levels in male and female rats. Neurotoxicol Teratol. 2001;23(6):665–73. / Madras BK, Miller GM, Fischman AJ. The dopamine transporter and attention-deficit/hyperactivity disorder. Biol Psychiatry. 2005;57(11):1397–409. / Raskin LA, Shaywitz SE, Shaywitz BA, Anderson GM, Cohen DJ. Neurochemical correlates of attention deficit disorder. Pediatr Clin North Am. 1984;31(2):387–96. / Richardson JR, Taylor MM, Shalat SL, Guillot TS, Caudle WM, Hossain MM, et al. Developmental pesticide exposure reproduces features of attention-deficit hyperactivity disorder. FASEB J. 2015;29:1960–72. / Talts U, Fredriksson A, Eriksson P. Changes in behavior and muscarinic receptor density after neonatal and adult exposure to bioallethrin. Neurobiol Aging. 1998;19(6):545–52.

165. EFSA assesses potential link between two neonicotinoids and developmental neurotoxicity . Press Release. 17 December 2013:. http://www.efsa.europa.eu/en/ press/news/131217.htm. “Two neonicotinoid insecticides - acetamiprid and imidacloprid - may affect the developing human nervous system, said the European Food Safety Authority (EFSA). Experts from the Authority propose that some guidance levels for acceptable exposure to the two neonicotinoids be lowered while further research is carried out to provide more reliable data on so-called developmental neurotoxicity (DNT)” / Burke A. P. A Neurodevelopmental Study of Mice following In Utero and Early Postnatal Exposure to Imidacloprid, A Neonicotinoid Pesticide Master of Science Graduate Department of Pharmaceutical Sciences University of Toronto 2016

166. Ghisari M, Bonefeld-Jorgensen EC.Ghisari et al., 2005. Impact of environmental chemicals on the thyroid hormone function in pituitary rat GH3 cells. Mol Cell Endocrinol. 2005 Dec 1;244(1-2):31-41. Epub 2005 Oct 10

167. Udo M, Sandini T, Reis T, Bernardi M, Spinosa H.Neurotoxicol Teratol. 2014 Sep-Oct;45:27-33. Prenatal exposure to a low fipronil dose disturbs maternal behavior and reflex development in rats.

168. Marina Bjørling-Poulsen, Helle Raun Andersen, Philippe Grandjean. Potential developmental neurotoxicity of pesticides used in Europe. Environmental Health 2008 7:50. October 2008

169. Lee DH, Lind PM, Jacobs DR Jr, Salihovic S, van Bavel B, Lind L. Association between background exposure to organochlorine pesticides and the risk of cognitive impairment: A prospective study that accounts for weight change. Environ Int. 2016 Apr-May;89-90:179-84. doi: 10.1016/j.envint.2016.02.001. Epub 2016 Feb 13. ACCESIBLE EN: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26878283

170. Comparados los individuos con pesticidas organoclorados percentil