Aldi, supermercado alemán, sin pesticidas en sus estanterías

Aldi, uno de los grandes distribuidores de alimentación en Europa, ha prohibido ocho plaguicidas peligrosos para las abejas en sus frutas y verduras de producción nacional. Esta empresa ha exigido a sus proveedores que eliminen gradualmente los plaguicidas más peligrosos para las abejas.

Aldi quiere demostrar que es posible romper la dependencia de los plaguicidas tóxicos y que se puede ir más allá de las limitadas prohibiciones europeas sobre plaguicidas. Este supermercado quiere que los responsables políticos europeos prohíban totalmente los plaguicidas que amenazan a las abejas. En España, por ejemplo, se permite utilizar más de 300 productos peligrosos para estos insectos.

Greenpeace ha demostrado que existe un uso generalizado de plaguicidas en la agricultura, que no solo afecta a las abejas ya que también acaban en los alimentos que las personas comemos. Por ello, están pidiendo a todos los supermercados que eliminen los plaguicidas peligrosos empezando por la producción de frutas y hortalizas y apoyen a los agricultores a cambiar a prácticas ecológicas.

Hay que tener en cuenta que sin abejas la producción y variedad de alimentos sería mucho menor, además de las consecuencias que eso supondría para los ecosistemas y la humanidad.

Fuente: greenpeace.org