La amenaza del coronavirus puede ser mayor en ciudades contaminadas

Alianza Europea de Salud Pública (EPHA)

Las condiciones sanitarias causadas por el aire contaminado podrían reducir las posibilidades de supervivencia, según la Alianza Europea de Salud Pública (EPHA)

 

Imagen de la Agencia Espacial Europea sobre contaminación en Europa[1]

Según la Alianza Europea de Salud Pública (EPHA[2]) quienes viven en ciudades contaminadas son más vulnerables ante el Covid-19.

Según esta entidad, la contaminación del aire está asociada a hipertensión, diabetes[3] y enfermedades respiratorias, afecciones que los médicos están comenzando a vincular[4] con tasas de mortalidad más altas para Covid-19. Un estudio[5] de 2003 sobre víctimas del SARS por coronavirus descubrió que los pacientes en regiones con niveles moderados de contaminación del aire tenían un 84% más de probabilidades de morir que aquellos en regiones con baja contaminación del aire.

La Dra. Sara De Matteis[6], profesora asociada de medicina ambiental y ocupacional en la Universidad de Cagliari, Italia, y miembro del Comité de Salud Ambiental de la European Respiratory Society (ERS) -entidad miembro de la EPHA- dijo que "la calidad del aire urbano ha mejorado en el último medio siglo, pero la gasolina y especialmente los vapores de vehículos diesel siguen siendo graves problema. Incluso los últimos motores diesel emiten niveles peligrosos de contaminación[7]. Los pacientes con afecciones pulmonares y cardíacas crónicas causadas o empeoradas por la exposición a largo plazo a la contaminación del aire son menos capaces de combatir las infecciones pulmonares y tienen más probabilidades de morir. Este es probablemente también el caso de Covid-19. Al reducir los niveles de contaminación del aire, podemos ayudar a los más vulnerables en su lucha contra esta y cualquier posible pandemia futura".

Según comentan, la contaminación del aire es el mayor riesgo para la salud ambiental en Europa, y el problema es mayor en las ciudades, según la EEA[8]. Las partículas (PM), el dióxido de nitrógeno (NO₂) y el ozono a nivel del suelo (O₃) causan el mayor daño[9] y provocan aproximadamente 400,000 muertes prematuras anualmente. Un punto caliente es el norte de Italia, el centro del brote de coronavirus en Europa. La contaminación urbana por NO₂ proviene principalmente del tráfico, especialmente los vehículos diesel, que también son una fuente importante de PM. Ha habido un fuerte aumento[10] en la proporción de vehículos diésel en toda Europa desde el cambio de milenio, muchos de los cuales no han cumplido[11] con los estándares europeos de contaminación del aire. Se han llevado a cabo 71 procedimientos de infracción[12] contra países de la UE por incumplimiento de la calidad del aire.

El Secretario General Interino de la EPHA, Sascha Marschang, dijo que: "el aire puede estar despejándose ahora en Italia, pero el daño ya se ha hecho a la salud humana y la capacidad de las personas para combatir las infecciones. Los gobiernos deberían haber abordado la contaminación crónica del aire hace mucho tiempo, pero han priorizado la economía sobre la salud siendo blandos con la industria del automóvil. Una vez que esta crisis haya terminado, los encargados de formular políticas deberían acelerar las medidas para sacar los vehículos sucios de nuestras carreteras. La ciencia nos dice que las epidemias como Covid-19 ocurrirán con frecuencia creciente[13]. Por lo tanto, descontaminar las calles es una inversión básica para un futuro más saludable ”.

 

FUENTE:

Coronavirus threat greater for polluted cities

https://epha.org/coronavirus-threat-greater-for-polluted-cities/