La dieta es un una importante vía de entrada de los pesticidas disruptores endocrinos al cuerpo humano

Los más diversos estudios muestran la realidad de la vasta exposición humana a pesticidas que procede de la alimentación. Así, por ejemplo, un amplio estudio oficial84 de la Agencia Francesa para la Salud y la Seguridad Alimentaria, Ambiental y Ocupacional (ANSES), publicado en 2012, mostraba que el 37% de las muestras de los más variados alimentos contenían residuos de uno o más pesticidas, de 73 tipos diferentes85.

Los pesticidas detectados con mayor frecuencia, identificados como prioridades de monitorización en 2006 fueron los insecticidas de post-cosecha pirimiphos-methyl y chlorpyrifosmethyl- particularmente en productos basados en el trigo, junto con el chlorpyrifos, iprodione, carbendazim e imazalil, principalmente en frutas y zumos de frutas. Aunque también se midieron niveles de otros pesticidas como dimethoate, dithiocarbamates, ethoprophos, carbofuran, diazinon, methamidophos, dieldrin, endrin, heptachlor... Es de reseñar la presencia de disruptores endocrinos entre los citados.

Una amplia literatura científica muestra como la alimentación convencional, no ecológica, es una importante vía de entrada de los pesticidas disruptores endocrinos al cuerpo humano.

 

Una investigación86 de la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de Estados Unidos en 2005 concluía que la principal vía de exposición de los niños al pesticida chlorpyrifos es la alimentación87. También una investigación88 de la Escuela Rollins de Salud Pública de la Universidad de Emory en 2008, evidenciaba como la dieta es la principal vía de exposición de los niños a pesticidas organofosforados que, como el malathion o el chlorpirifos, han sido asociados a disrupción endocrina. Al mismo tiempo demostraba que una dieta ecológica reducía notablemente los niveles de estos contaminantes en el organismo infantil, hasta hacerlos bajar a niveles indetectables89.

Los niños preocupan especialmente ya que, como veremos, son más sensibles a los efectos de este tipo de sustancias. Ya en los años 90 el National Research Council (NRC) de Estados Unidos afirmaba que la ingesta de pesticidas a través de la dieta representa una fuente importante de exposición para bebés y niños y esa exposición por la dieta puede tener que ver con los mayores riesgos sanitarios asociados a los pesticidas de los niños en comparación con los adultos90“.

Inquieta que a la ingesta a través de la dieta se sumen pesticidas procedentes de otras fuentes. Aspecto que ha sido objeto de varias investigaciones como la publicada por la EPA en 201491 que registraba las exposiciones de niños en edad preescolar a 16 pesticidas, varios de ellos disruptores endocrinos. La estimación de las dosis agregadas medias para las diferentes rutas de exposición fueron cuantificables para chlorpyrifos (4.6 ng/kg/día), cis/trans-permethrin (12.5 ng/ kg/día), y 2,4-D (4.9 ng/kg/día). Otros estudios92 hacen hincapié en la necesidad de vigilar y mitigar la exposición de los niños a través de frutas, verduras y zumos convencionales, preocupados por los posibles efectos sobre el desarrollo y la neurología infantil. Analizando por ejemplo los alimentos individuales o compuestos para detectar en ellos residuos de pesticidas organofosforados y piretroides.

Entre los pesticidas piretroides se encuentran varios posibles disruptores endocrinos. Y en muestras representativas de la población general de Estados Unidos93 se ha visto que un 75% por ciento de las personas excretaban a través de la orina metabolitos vinculados a la presencia en el organismo de sustancias asociadas a la exposición a piretroides de uso muy común como permethrin, cypermethrin, cyhalothrin, deltamethrin, o fenvalerate y que la dieta era la principal vía de exposición a estas sustancias94.

Otras investigaciones han analizado, por ejemplo, la exposición a pesticidas a través de la ingesta de comidas preparadas, consignando, como sucede en muchos estudios, que los niños se ven más expuestos95. En un estudio, realizado por personal de la Agencia Provincial de Medio Ambiente de Trento (Italia) durante 2005, las sustancias más frecuentemente halladas -con frecuencia disruptores endocrinos- fueron: pirimiphos-methyl, procymidone, pyrimethanil, iprodione, cyprodinil, fenitrothion, diphenylamine, chlorpyrifos, metalaxyl and chlorpyrifos-methyl96.

Este artículo forma parte del Informe de Alimentos con residuos de pesticidas alteradores hormonales. Haz click aquí para ver más 

 

Descárgate el Informe Alimentos con resíduos de pesticidas alteradores hormonales en PDF pinchando aquí.

 

Referencias:

84. Environ Int. 2012 Sep 15;45:135-50. doi: 10.1016/j.envint.2012.02.001. Epub 2012 May 15. Total diet study on pesticide residues in France: levels in food as consumed and chronic dietary risk to consumers Nougadère A, Sirot V, Kadar A, Fastier A, Truchot E, Vergnet C, Hommet F, Baylé J, Gros P, Leblanc JC.

85. Se utilizó un estudio de la dieta total (TDS) para tener en cuenta los niveles reales en alimentos tal y como son consumidos de hecho en los hogares. Se analizaron 325 pesticidas y sus productos de transformación, agrupados en 283 pesticidas de acuerdo con su definición de residuo, fueron buscados en 125 muestras compuestas correspondientes a 194 alimentos individuales que cubren el 90% de la dieta de niños y adultos.

86. J Expo Anal Environ Epidemiol. 2005 Jul;15(4):297-309. Exposures of preschool children to chlorpyrifos and its degradation product 3,5,6-trichloro2-pyridinol in their everyday environments. Morgan MK, Sheldon LS, Croghan CW, Jones PA, Robertson GL, Chuang JC, Wilson NK, Lyu CW. ACCESIBLE EN: http://www.pubfacts.com/detail/15367928/Exposures-of-preschool-children-... // http://www.nature.com/jes/journal/v15/n4/full/7500406a.html

87. Y esa así incluso incluso cuando este producto se usaba ampliamente en hogares y guarderías como insecticida

88. Environ Health Perspect. 2008 Apr;116(4):537-42. doi: 10.1289/ehp.10912. Dietary intake and its contribution to longitudinal organophosphorus pesticide exposure in urban/suburban children. Lu C, Barr DB, Pearson MA, Waller LA. ACCESIBLE EN: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18414640

89. Evaluaron la exposición a estos pesticidas de niños urbanos del área de Seattle (Washington) para conocer el porcentaje de ella que se debe a la dieta. Se reclutó a 23 niños de 3 a 11 años de edad que consumen solo dietas convencionales. Se hizo pasar a los niños a una dieta ecológica durante 5 días en cuatro etapas de muestreo, midiendo la presencia en orina de metabolitos de pesticidas como malation , clorpirifos y otros organofosforados durante un periodo de tiempo tras cada una de ellas. El resultado fue que al pasar a la dieta con frutas y verduras ecológicas las concentraciones urinarias de metabolitos del malation y el clorpirifos caían a niveles indetectables o casi indetectables.

90. Pesticides in the Diets of Infants and Children (NRC 1993)

91. Int J Environ Res Public Health. 2014 Apr 3;11(4):3743-64. doi: 10.3390/ijerph110403743. Exposures of 129 preschool children to organochlorines, organophosphates, pyrethroids, and acid herbicides at their homes and daycares in North Carolina. Morgan MK, Wilson NK, Chuang JC.

92. Environ Health Perspect. 2010 Nov;118(11):1625-30. doi: 10.1289/ehp.1002044. Assessing children’s dietary pesticide exposure: direct measurement of pesticide residues in 24-hr duplicate food samples. Lu C, Schenck FJ, Pearson MA, Wong JW. ACCESIBLE EN: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/ pmc/?term=10.1289/ehp.1002044

93. Environ Health Perspect. 2008 Aug;116(8):1015-22. doi: 10.1289/ehp.11082. Diet and nondiet predictors of urinary 3-phenoxybenzoic acid in NHANES 1999-2002. Riederer AM1, Bartell SM, Barr DB, Ryan PB. ACCESIBLE EN: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18709153

94. Este estudio, realizado por científicos de la Universidad de Emory, la Universidad de California y los Centers for Disease Control and Prevention (Atlanta), parte del hecho de que el 3-Phenoxybenzoic acid (3PBA), es un metabolito de los insecticidas piretroides que había sido detectado en un 75% de las muestras de orina analizadas para detectar pesticidas en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de los Estados Unidos ( U.S. National Health and Nutrition Examination Survey -NHANES- 1999-2002).

95. J Environ Sci Health B. 2007 Sep-Oct;42(7):823-33. Pesticide residues in Italian Ready-Meals and dietary intake estimation. Lorenzin M. ACCESIBLE EN: http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/17763040

96. La distribución de residuos entre cada plato del almuerzo fue también examinada y los resultados mostraron que: el 77.3% de los residuos estaban en la fruta, 14.9% en el vino, 3.0% en el plato principal, 2.8% en el pan y 2.1% en el plato acompañante (side dish).