Efectos sanitarios en España

Uno de los efectos más visibles y patentes sobre la salud es el de los numerosos casos de intoxicación aguda que se dan anualmente en algunas zonas de España, especialmente en aquellas con un uso más intenso de estas sustancias18. Sin embargo la Administración española no ha puesto en marcha todavía adecuados sistemas para hacer un seguimiento lo más completo posible de la situación real y mucho menos para difundir los datos obtenidos.

Pero además de los efectos más inmediatos, diferentes centros de investigación españoles han asociado otros efectos posibles con la exposición a estos productos, en consonancia con las numerosas investigaciones internacionales realizadas. Así por ejemplo, científicos de las Universidades de Almería y Granada encontraron una mayor incidencia de alzhéimer, párkinson, esclerosis múltiple y suicidios en las zonas con un fuerte uso de pesticidas19. El estudio no se refería tanto a exposiciones ocupacionales, como ambientales.

Otra investigación asociaba la exposición de agricultores españoles a largo plazo a pesticidas (carbamatos, organofosforados, organoclorados, triazinas y triazoles, fenoxi herbicidas, clorophenoles, dibenzodioxina, y dibenzofurano) con los linfomas20. También una importante investigación internacional sobre mieloma múltiple, en la que se estudió a personas de diferentes países (entre ellos España) lo asociaba a largas exposiciones a pesticidas21. Otros datos se refieren a excesos de riesgo para tumores como el de próstata en agricultores22.

Datos extraídos de la revisión de centenares de estudios científicos, publicados a lo largo de las últimas tres décadas permitieron hace poco publicar un contundente informe de las autoridades nacionales francesas que era especialmente elocuente acerca de los riesgos de salud asociados a la exposición ocupacional a pesticidas en la agricultura así como los efectos de la exposición temprana a estas sustancias (para el feto y los niños pequeños)23. El trabajo, encargado por la Dirección General de la Salud gala al prestigioso Instituto Nacional de la Salud y la Investigación Médica (Institut National de la Santé et de la Recherche Médicale – INSERM), concluía que los vínculos parecen especialmente claros entre la exposición ocupacional a los pesticidas y determinadas patologías adultas como la enfermedad del párkinson, el cáncer de próstata, y cánceres hematopoyéticos como el linfoma no Hodgkin y el mieloma múltiple. Además el informe señalaba que la exposición a pesticidas durante los periodos prenatal y postnatal y en la infancia parece ser un riesgo singular para el desarrollo del niño. Este informe de las autoridades sanitarias francesas solicitaba que, ante la gravedad del tema, se mejorasen los sistemas oficiales de evaluación de la toxicidad de estas sustancias, de modo que se tengan en cuenta debidamente sus efectos a dosis muy bajas y los efectos de las mezclas de pesticidas. Son dos cuestiones clave que inexplicablemente hasta ahora las autoridades españolas no han tenido en cuenta debidamente.

Los residuos de pesticidas han sido ampliamente detectados en el cuerpo de los españoles24 al igual que sucede con los habitantes de otros países y preocupan los efectos de esta exposición, normalmente a niveles “bajos” de concentración pero a largo plazo, a estas sustancias. Especialmente sabiendo que muchos pesticidas pueden tener efectos de disrupción endocrina que en muchos casos pueden producirse a muy bajas concentraciones, en especial sobre sectores de población más sensibles tales como los niños o las embarazadas. La ciencia no tiene claro que haya niveles realmente seguros de exposición a sustancias con propiedades de disrupción endocrina.

Como ya se ha comentado, no podemos extendernos con las diferentes investigaciones que han asociado la exposición a pesticidas en España a los más diversos problemas. Pero se han realizado estudios muy interesantes como los que por ejemplo, asociaban una mayor incidencia de casos de criptorquidia en niños con áreas con un alto uso de pesticidas en Granada28, o los que, asociaban la presencia en el tejido mamario de residuos de estas sustancias con un mayor riesgo de cáncer de mama29 en mujeres españolas. La Administración española debería prestar atención, y no desoír, el trabajo que importantes instituciones están realizando en consonancia con muchas investigaciones internacionales en el mismo sentido.

Los pesticidas pueden ser fuente de innumerables problemas sanitarios, tal y como muestran millares de estudios científicos realizados en el mundo. Y muchas veces, de una forma tan sutil como severa. Si se consultan bases de datos como la de The Collaborative on Health and the Environment veremos cómo los pesticidas han sido asociados con una base fuerte a cosas tales como arritmias, dermatitis de contacto, neuropatía periférica, o infertilidad masculina. Así mismo, también han sido ligados , con una buena carga de evidencia científica, a problemas como: leucemias de adulto, anemia aplásica, asma, cáncer de huesos, cáncer cerebral infantil, leucemia infantil, daños cognitivos (aprendizaje deficiente, problemas de memoria, déficit de atención,...), mala coordinación, fetotoxicidad, malformaciones genitourinarias en varones y mujeres, alteraciones hormonales, caída de la inmunidad, bajo peso al nacer, linfoma no Hodking, desórdenes menstruales, mieloma múltiple, pre-leucemia, cáncer de páncreas, Parkinson, fotosensibilidad, porfiria tóxica, cáncer de próstata, problemas psiquiátricos, infertilidad femenina, cáncer de riñón, mareos, cáncer de piel (no melanoma), cáncer de testículos,...Y, también, por otros estudios, a cosas tales como hepatitis, déficit de atención e hiperactividad, enfermedad de Lou Gehrig, Alzheimer, angiosarcoma hepático, autoinmunidad, problemas de conducta, cáncer de vejiga, tumor cerebral, cáncer de mama, bronquitis, malformaciones cardiacas congénitas, cáncer cervical, síndrome de fatiga crónica, cirrosis, malformaciones congénitas en general, cáncer de colon, problemas de visión, menopausia temprana, cáncer de esófago, síndrome de la Guerra del Golfo, linfoma de Hodgkin, cáncer de laringe, cáncer de pulmón, melanoma, Sensibilidad Química Múltiple, esclerosis múltiple, cáncer nasofaríngeo, defectos del tubo neural, labio leporino, cáncer de ovario, neumonía, retinoblastoma, artritis reumatoide, malformaciones esqueléticas, sarcoma de los tejidos blandos, cáncer de estómago, cáncer de testículos, trombocitopenia, cáncer de tiroides, vasculitis o tumor de Wilm.

Los pesticidas son, sin duda, uno de los grupos de sustancias que la ciencia ha asociado a los más dispares problemas de salud.

¿Nos protegen los niveles “legales“ de pesticidas?

El caso de los pesticidas que son disruptores endocrinos

Como se evidencia en estudios científicos25 y en diferentes informes encargados por instancias oficiales de la Unión Europea26, como el estudio que encargó la Dirección General de Medio Ambiente (Directorate-General for the Environment) de la Comisión Europea sobre the State of the Art of the Assessment of Endocrine Disruptors, existe una enorme dificultad para definir realmente qué niveles de un contaminante hormonal (como son diferentes pesticidas) son realmente seguros: “en relación con los esfuerzos para caracterizar los riesgos asociados con sustancias que actúan como disruptores endocrinos se ha sostenido que el paradigma actual de evaluación de riesgo requiere modificación o ha quedado obsoleto, porque estas sustancias provocan efectos en dosis muy inferiores a las normalmente utilizadas en los test reglamentarios” que han venido teniéndose en cuenta hasta ahora por algunas agencias.

Se ha publicado acerca de muchos pesticidas que son o se sospecha que son disruptores endocrinos. Entre ellos:

2,4-D, Acephate, Acetochlor, Alachlor, Aldicarb, Allethrin, Amitrole, Atrazine, Bifenthrin, Carbaryl, Carbofuran, Chlorpyrifos, Clofentezine, Cypermethrin, Diazinon, Dicofol, Dimethoate, Diuron, Endosulfan, Fenarimol, Fenbuconazole, Fenitrothion, Fenvalerate, Fipronil, Hexachlorobenzene, Iprodione, Lamda-cyhalothrin, Lindane, Linuron, Malathion, Mancozeb, Maneb, Methomyl, Methyl bromide, Methyl parathion, Metribuzin, Pendimethalin, Pentachloronitrobenzene, Pentachlorophenol, Permethrin, Piperonyl butoxide, Prodiamine, Propanil, Pyrimethanil, Resmethrin, Simazine, Sumithrin, Thiazopyr, Thiram, Triadimefon, Triadimenol, Trifluralin, Vinclozolin, Ziram,...27

La insuficiencia de los actuales criterios toxicológicos oficiales para evaluar riesgos y fijar posibles límites “seguros” de exposición a algunos pesticidas, van más allá de los comentados sobre la disrupción endocrina. Hay otros factores, a veces también ligados en mayor o menor grado con efectos hormonales, pero no solo con ellos, que tienden a una subestimación de los riesgos. Entre ellos, el que no se evalúe el efecto de la exposición simultánea a diferentes pesticidas y/o a otras sustancias que el ser humano puede tener en el organismo en un momento dado, o incluso el hecho de que a la hora de evaluar la toxicidad de los pesticidas y establecer el nivel de “ingesta diaria aceptable” de los mismos solo se evalúe el principio activo contenido en el producto, que solo suele ser una mínima parte de su composición total, pero no la toxicidad conjunta de toda la mezcla a la venta (existiendo estudios que muestran que los efectos pueden ser mucho mayores en este último caso).

Referencias

18. Respuesta ante las intoxicaciones agudas: Manual para el sanitario. Vigilancia epidemiológica. Consejería de Salud. Dirección General de Salud Pública y Participación . Servicio de Vigilancia Epidemiológica y Evaluación. Delegación Provincial de Salud de Almería, 2003 - 96 páginas.
19. Toxicol Appl Pharmacol. 2011 Nov 1;256(3):379-85. Association between environmental exposure to pesticides and neurodegenerative diseases. Tesifón Parrón, Mar Requena, Antonio F. Hernández, Raquel Alarcón
20. Exposure To Non Arsenic Pesticides Is Associated With Lymphoma Among Farmers In Spain. Occup Environ Med Published Online First: 6 June 2006. E van Balen, R Font, N Cavallé, L Font, M Garcia-Villanueva, Y Benavente, P Brennan,S de Sanjose
21. Journal of Occupational Medicine and Toxicology. December 2012, 7:25, Multiple Myeloma and lifetime occupation: results from the EPILYMPH study. Carla Perrotta, Anthony Staines, Mary Codd, Silke Kleefeld, Dominique Crowley, Andrea T’ Mannetje, Nicholas Becker, Paul Brennan, Silvia De Sanjosé, Lenka Foretova, Marck Maynadié, Alexandra Nieters, Paolo Boffetta and Pierluggi Cocco
22. López Abente Ortega, G. Cáncer en agricultores: mortalidad proporcional y estudios caso-control con certificados de defunción, S. L., Madrid, 1991 MARONI M. and FAIT A. “Health effects in man from long-term exposure to pesticides”, Toxicology, nº 78, 1993, pp. 1-17.
23. Pesticides : Effets sur la santé - Une expertise collective de l’Inserm. 2013
24. Chemosphere. 2006 Mar;62(11):1917-24. Epub 2005 Sep 8. Environmental and lifestyle factors for organochlorine exposure among women living in Southern Spain.Cerrillo I, Olea-Serrano MF, Ibarluzea J, Exposito J, Torne P, Laguna J, Pedraza V, Olea N. Frías M, Garrido- Frenich A, Martínez-Vidal JL, Sanchez M, Olea- Serrano F, Olea N. «Analyses of lindane, vinclozolin, aldrin, p,p ‘- DDE, o,p ‘-DDT and p,p’-DDT in human serum using gas chromatography with electron capture detection and tandem mass spectrometry». J Chromatog B 2001; 760 (1). Martínez-Vidal JL, Frías MM, Garrido-Frenich A, Olea-Serrano F, Olea N. «Determination of endocrine-disrupting pesticides and polychlorinated biphenyls in human serum by GC-ECD and GC-MS-MS and evaluation of contributions to the uncertainty of the results». Anal Bioanal Chem 2002; 372 (7-8).
Campoy C, Olea-Serrano F, Jime- nez M, Bayes R, Canabate F, Rosales MJ, Blanca E, Olea N. «Diet and organochlorine contaminants in women of repro- ductive age under 40 years old». Early Hum Develop 2001; 65.
25. Slob W. 1999. Thresholds in Toxicology and Risk Assessment. International Journal of Toxicology 18:259-268; Scholze M and Kortenkamp A. 2007. Statistical power considerations show the endocrine disrupter low dose issue in a new light. Environ Health Perspect 115 Suppl 1: 84-90.
26. STATE OF THE ART ASSESSMENT OF ENDOCRINE DISRUPTERS. Final Report. Project Contract Number 070307/2009/550687/SER/D3. Authors: Andreas Kortenkamp, Olwenn Martin, Michael Faust, Richard Evans, Rebecca McKinlay, Frances Orton and Erika Rosivatz. 23.12.2011
27. Pesticides and Endocrine Disruption Hormone disruptors unregulated in the marketplace. Beyond Pesticides. Washington. Basado en datos de la UE
28. Environ Health Perspect. Oct 1996; 104(10): 1090–1095. Exposure to pesticides and cryptorchidism: geographical evidence of a possible association. J García-Rodríguez, M García-Martín, M Nogueras-Ocaña, J de Dios Luna-del-Castillo, M Espigares García, N Olea, and P Lardelli-Claret.
29. Breast Cancer Risk and the Combined Effect of Environmental Estrogens. Jesús M. Ibarluzea, Mariana F.Fernández, Loreto Santa-Marina, Maria F. Olea-Serrano, Ana M. Rivas, Juan J. Aurrekoetxea, José Expósito, Miguel Lorenzo, Pablo Torné, Mercedes Villalobos, Vicente Pedraza, Annie J.Sasco and Nicolas Olea. Cancer Causes & Control. Vol. 15, No.6 (Aug., 2004), pp. 591-600