Un gel de ducha o una sartén pueden conllevar riesgos durante el embarazo

El consumo de tabaco o alcohol durante el embarazo representa un riesgo archiconocido para la salud del feto y posteriormente para la del niño. Sin embargo, existen otras sustancias que también podrían perjudicar el desarrollo de bebé y que resultan completamente desconocidas para las embarazadas. Acciones tan aparentemente inofensivas como montar en un coche nuevo, utilizar una sartén antiadherente o ducharse con un determinado tipo de gel pueden entrañar consecuencias negativas tanto para la madre como para el niño.

un gel de ducha o una sartén pueden conllevar riesgos durante el embarazoPor ello, el Real Colegio de Obstetras y Ginecólogos de Reino Unidoha publicado un documento examinando los riesgos potenciales, aunque aún no probados, de la exposición a sustancias químicas en el ambiente durante el embarazo. El propósito es, lejos de infundir el miedo en las mujeres, dar a conocer esos posibles daños. Pero la lista de acciones que sugieren evitar es tan amplia y tan cotidiana que será complicado no desatar el estado de alarma.

Los objetos estudiados incluyen gel de ducha, cosméticos, alimentos en latas o envueltos en plástico, coches y muebles nuevos o sartenes antiadherentes. El contacto con este tipo de artículos se produce casi a diario, desconociendo el tipo de riesgos que pueden conllevar.

Componentes químicos

Entre los productos químicos enumerados se halla el bisfenol A (BPA), un tipo de plástico rígido que se empleó durante muchos años para fabricar envases de alimentos como botellas de bebidas o latas de conserva. En 2011, la Unión Europea prohibió los biberones de plástico que llevasen el bisfenol A, por sus posibles efectos perjudiciales para los niños.

El otro componente estudiado es el ftalatos, que se emplea para mejorar o aumentar la flexibilidad de los plásticos y se encuentra en, juguetes, sonajeros, alfombras, cosméticos, pintauñas o en los coches.

El autor principal del estudio, el doctor Michelle Bellingham, concibe que los profesionales que asesoran a las mujeres durante las clases prenatalesdeberían tener en cuenta estos estudios para instruir a las futuras mamás. «Estamos tratando de proteger a las mujeres, no asustarlas. Hay un gran vacío en este momento en materia de información sobre los productos químicos», comentó a la cadena británica BBC.

Como recomendaciones cita reducir el consumo de alimentos y bebidas en latas y envases de plástico, minimizar el uso de cremas hidratantes, cosméticos, gel de ducha y fragancias o evitar la compra de nuevo mobiliario, telas, sartenes antiadherentes y coches durante el embarazo o la lactancia.

Fuente: abc.es