La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) sigue sin evaluar correctamente el efecto del cóctel de tóxicos a los que nos exponemos a través de la comida

Por Gabinete de prensa

Hogar sin Tóxicos denuncia la tardanza en disponer de un sistema para evaluar el riesgo real de la exposición a la compleja mezcla de contaminantes químicos a los que se expone cotidianamente la población, y en particular a la mezcla de residuos de pesticidas que hay en un considerable porcentaje de las frutas y verduras convencionales, no ecológicas, que se consumen en Europa.

Madrid, 28 de mayo de 2020.- Hace ya 15 años que la Unión Europea publicó el Reglamento CE 396/2005, que establecía que se debía evaluar el efecto que podían tener sobre la salud humana las mezclas de pesticidas a las que nos exponemos en los alimentos. Como apunta el responsable de Hogar sin Tóxicos, Carlos de Prada, "es lamentable que en estos 15 años aún no se haya empezado a cumplir ese reglamento, a pesar de que no nos exponemos a pesticidas aislados sino a mezclas de pesticidas. Aunque se sabe que el efecto de las mezclas puede ser muy superior al de cada uno de los pesticidas aislados[1], la evaluación del riesgo de estas sustancias se sigue haciendo sobre la premisa falsa de que solo nos expusiéramos a un pesticida aislado en un momento dado".

Según el último informe de la EFSA[2], publicado este mes de abril sobre muestras tomadas en 2018, más del 65% de frutas comunes, como las uvas de mesa, las fresas, las cerezas y las peras, contienen dos o más residuos de pesticidas en una sola pieza. Una baya de goji de China contenía 29 pesticidas[3].

Hogar sin Tóxicos se suma a las críticas de PAN Europe, organización de la que forma parte, acerca de los estudios piloto de la EFSA sobre la evaluación del riesgo de las mezclas de contaminantes[4]. Según PAN Europe, "los estudios piloto de la EFSA presentados parecen inadecuados para el propósito de garantizar que las mezclas de pesticidas no causen ningún impacto en la salud humana y particularmente en los grupos más vulnerables de nuestra población". Tales estudios, realizados con el pretendido fin de evaluar los efectos agudos en el sistema nervioso y los efectos crónicos en la tiroides a causa de la exposición a mezclas de pesticidas a través de la dieta, tienen un grave defecto: "son completamente hipotéticos: no se han realizado estudios experimentales con mezclas de pesticidas en ningún paso de la evaluación", denuncia PAN Europe.

Se trata de estudios realizados con una metodología que subestima claramente el riesgo real de las mezclas de pesticidas, haciéndolas pasar por seguras. Tal y como apunta el coordinador de productos químicos de PAN Europe, Hans Muilerman, "la EFSA ha adoptado claramente un sistema diseñado por la industria que garantiza un resultado favorable a sus intereses y protege las ganancias de la industria de pesticidas".

Especialmente preocupante es el importante papel que ha tenido la propia industria química en el diseño de las herramientas que se han empleado para evaluar el riesgo de las sustancias que esas mismas industrias comercializan. Según PAN Europe, es muy significativo que expertos que fueron retirados de los paneles de la EFSA por sus conflictos de interés con la industria, estuviesen ligados a los proyectos[5] en los que desarrollaron los modelos probabilísticos que se han empleado en la evaluación del riesgo. Según Carlos de Prada, de Hogar sin Tóxicos, "que la EFSA, una entidad que debería ser independiente, utilice métodos de evaluación del riesgo que han sido desarrollados con la colaboración de personas con vínculos industriales no es algo que mueva a excesiva confianza”.

Entre los métodos empleados por la EFSA para evaluar el riesgo está aplicar cálculos probabilísticos abstractos para valorar si una mezcla de sustancias puede o no causar un efecto, en lugar de basarse en la constatación empírica, experimental, de si tales efectos se producen. Por otro lado, como expresa la toxicóloga ambiental de PAN Europe, Angeliki Lisimachou, "se han  aplicado numerosas suposiciones descabelladas que conducen a una subestimación del daño potencial que los pesticidas pueden causar". Por otro lado, algunos experimentos que sí se han considerado "no son aptos para el propósito", y sin embargo, "no se han tenido en cuenta las pruebas más sensibles, que examinan las enfermedades relacionadas con el sistema endocrino después de exposiciones continuas a bajas dosis, durante períodos sensibles o vulnerables de la vida".

Como conclusión, PAN Europe hace un llamamiento a que "en un momento en que reducir la dependencia de los pesticidas es una prioridad política, los reguladores dejen de fingir que los cócteles de pesticidas son seguros". En esta misma línea, Carlos de Prada insiste en que “la EFSA no puede afirmar que es seguro exponernos a residuos de pesticidas en los alimentos mientras no se haya evaluado correctamente y experimentalmente el efecto cóctel”.

 

FUENTES:


 

[1] Press release: Health risks associated with mixtures of man-made chemicals are underestimated

Posted on 26 March, 2019, updated on 26 March, 2019 by Elina Drakvik. https://edcmixrisk.ki.se/2019/03/26/press-release-health-risks-associate...

[2] EFSA. The 2018 European Union report on pesticide residues in food . 2 April 2020 https://www.efsa.europa.eu/en/efsajournal/pub/6057

[3] Business as usual for pesticide cocktails in EU food. Tuesday, April 7, 2020. https://www.pan-europe.info/press-releases/2020/04/business-usual-pestic...

[4] Pesticides: first cumulative risk reports published. 29 April 2020. www.efsa.europa.eu/en/news/pesticides-first-cumulative-risk-reports-publ...

[5] El Instituto Nacional Holandés para la Salud Pública (RIVM) desarrolló los modelos probabilísticos utilizados en las evaluaciones de exposición bajo los proyectos de la UE ACROPOLIS y ahora EuroMix con participación de tales expertos. https://www.pan-europe.info/blog/efsa’s-pilot-studies-cumulative-riskassessment-institutions’-toxic-smoothie-mix