Los residuos de pesticidas pueden ser un punto débil de las exportaciones españolas

Los datos que se toman, y que influyen en la mejor o peor imagen de un país con relación a los residuos de pesticidas, no se refieren solo a aquellas muestras que superan los Límites Máximos de Residuo permitidos (MRL) sino que también cuenta la mera presencia o no de residuos de pesticidas.

Fuera de España se vigila muy atentamente la presencia de residuos de pesticidas en los alimentos que proceden de nuestro país. Esto debería ser algo que se tuviese muy en cuenta ya que puede tener consecuencias para el potencial exportador de España. Lamentablemente, algunos datos no son muy positivos.

Especialmente interesante, a título de ejemplo, es el informe publicado por la Administración danesa Pesticide Residues Results from the period 2004-2011 (preparado por el National Food Institute, Technical University of Denmark. Junio 2013) en el que se medía la presencia de cerca de 249 pesticidas (cubriendo 275 sustancias incluyendo algunas de degradación de los pesticidas). En este estudio se encontró que un 53% de las frutas y verduras (frescas o congeladas) en el mercado danés -con diversas procedencias- tenían residuos de pesticidas, un 27% de los cereales (incluyendo los procesados), un 42% de las frutas y verduras procesadas y un 12% de los cereales procesados. Por el contrario solo un 2% de las frutas, verduras y cereales biológicos tenían residuos de pesticidas.

Al analizar las mandarinas y clementinas (la mayor parte de las muestras, un 78%, procedían de España) se vio que el 99% de las muestras contenían residuos (la mayor parte de las veces de más de un pesticida). En total se midieron 55 pesticidas diferentes. Un 4% de las muestras superaban el MRL.

En los limones analizados, cuyas muestras procedían ante todo de España (un 64%) el 97% contenían residuos. La mayoría de esas muestras además tenían presencia de varios pesticidas distintos (un 1% por encima del MRL). Se detectaron 39 pesticidas diferentes. En las naranjas, donde también era España el país en cabeza en número de muestras (compitiendo con Grecia, Sudáfrica y Marruecos) el 98% de las muestras contenían estos residuos (normalmente más de uno). Se detectaron 49 pesticidas distintos.

pesticidas-uvas-de-mesa

En cuanto a la procedencia de las uvas de mesa los países exportadores principales eran Sudáfrica, Italia, Chile, India y España. El 79% contenían residuos de pesticidas (1% por encima del MRL). Se hallaron 54 pesticidas distintos. Solo en las muestras de Chile, como se ve en cuadro correspondiente, aparecían residuos de pesticida con un poco más de frecuencia que en las de España.

pesticidas-pepinos

En cuanto a los pepinos, la mayor parte de las muestras analizadas procedían de Holanda y España importantes exportadores de pepinos a Dinamarca. Un 58% de estos pepinos tenía residuos de pesticidas (en total se detectaron 36 pesticidas diferentes). Un 3% estaba por encima del MRL. Sin embargo, mientras los pepinos holandeses solo daban presencia de pesticidas en un 37% de los casos, los españoles tenían pesticidas en más del 80%.

Un tercio de las lechugas analizadas por Dinamarca procedían de España y Alemania. Y aunque las lechugas holandesas daban más positivos que las españolas, las nuestras estaban en una mala posición, por encima de la media de los países.

Las muestras de espinacas españolas analizadas tampoco dejaban a España en muy buen lugar, con más de un 65% de ellas con residuos de pesticidas frente a una media de positivos de los países de los que importaba Dinamarca del 34% (con un 7% por encima del MRL). Había 25 tipos de pesticidas distintos detectados.

pesticidas-espinacas

La mayor parte de los pimientos morrones analizados por Dinamarca venían de Holanda y España (el 72%) El 38% de las muestras contenían residuos, un 2% sobre el MRL. Había presencia de 52 pesticidas diferentes. De nuevo, España no estaba en las mejores posiciones, aunque estuviesen peor Marruecos y Turquía.

En cuanto a los tomates, buena parte de las muestras procedentes de productos importados eran de España y Holanda (un 45%). Tenían pesticidas un 59% de ellas (de 48 pesticidas diferentes). Un 35% tenían más de un pesticida. Cerca de un 80% de las muestras españolas tenían residuos de pesticidas.

pesticidas-tomates

En el caso de productos como los melones España no salía tan mal parada comparada con otros países como Honduras, Brasil o Costa Rica. No obstante, el 54% de las muestras de los países exportadores contenían residuos de pesticidas (un 3% por encima del MRL). Se detectaron 38 pesticidas distintos. Cerca de un 40% de las muestras de España contenían residuos.

En cuanto a los melocotones y nectarinas, España, Italia y Chile estaban a la cabeza de las exportaciones. Un 69% de estas frutas importadas por Dinamarca tenían residuos de pesticidas (un 1% por encima del LMR). Se detectaron 50 tipos de pesticidas diferentes. Nuestro país no superaba en presencia de pesticidas a los otros dos países. Aun así se detectaban en cerca de un 60% de las muestras españolas.

También España, junto al Sudáfrica y Chile, son importantes exportadores de ciruelas a Dinamarca. El 47% de estas muestras tenían residuos de pesticidas (en total de 31 pesticidas). En este caso España estaba en una posición intermedia.

No nos extenderemos con más productos. El informe danés -como otros semejantes que se producen en otros países europeos- evidencia algo que puede afectar y mucho a la imagen exterior de nuestros productos y a sus posibilidades de mercado.

Es algo que hay que corregir con urgencia ante unos mercados cada vez más sensibles a estas cuestiones.

Las medidas que solicitamos reducirían el porcentaje de muestras de alimentos españoles con residuos de pesticidas incrementando nuestro potencial exportador

La meta ha de ser no solo no superar los límites permitidos de residuos sino acercarse al residuo cero

El tema no solo preocupa cuando se superan los límites legales

Las autoridades parecen consolarse a veces con la idea de que “solo” un 1%, un 4%, un 7%,... de algunos productos superen el llamado MRL (Maximum Residue Level -Límite Máximo de Residuos). Sin embargo, con independencia de que ésos porcentajes también tienen su importancia relativa, hay más cuestiones que considerar.

Aunque en ciertos ámbitos pueda pensarse que el que unos residuos de pesticidas no superen el MRL quiere decir que no existe motivo de preocupación sanitaria, lo cierto es que hay mucha literatura científica que cuestiona esa creencia. Por ejemplo, por lo que respecta a los pesticidas que pueden ser disruptores endocrinos para los que no está claro que pueda establecerse realmente un umbral seguro de exposición. Además, y con independencia de lo que podamos pensar acerca de los MRL y su fiabilidad es que la población europea y el mercado no solo se fija en si los productos superan ese límite legal, sino en si los productos tienen o no residuos de pesticidas y hasta qué punto.

Por estas y otras razones, con independencia de si se superan o no los límites máximos de residuos establecidos por la legislación, es un hecho que la mera mayor presencia de pesticidas en unos países u otros, puede acabar teniendo consecuencias negativas para la imagen del país que tiene el mayor porcentaje de positivos. Porque, evidentemente, lo que no puede discutirse es que un nivel cero de ciertos pesticidas siempre generará más tranquilidad en el país importador.

 

Los residuos de pesticidas en la UE, el informe de la EFSA

La Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) publica informes sobre la presencia de pesticidas en los alimentos61. Así, por ejemplo, las miles de muestras tomadas en infinidad de alimentos (materias primas y procesados) en los 27 estados miembros (y en Islandia y Noruega) en 2010. Se destacaba en este informe que solo el 1.6% de las muestras excedían los límites legales de la UE (MRLs), pero que el 47.7% del total de las muestras tenían presencia de pesticidas por debajo de ese nivel. Se analizó la presencia de cientos de pesticidas diferentes en manzanas, coles, puerros, lechugas, leche, melocotones, peras, centeno o avena, fresas, carne de cerdo, tomates... La mayoría de las muestras tomadas en 2010 procedían de los países que las reportaban (73%), mientras el 23% procedían de terceros países. Restos de 328 pesticidas diferentes fueron detectados en las verduras, 301 en las frutas y frutos secos y 88 en los cereales. El 26.6% de las muestras contenían residuos de dos o más pesticidas a la vez. Por ejemplo, un 62.8% de los cítricos y el 60.5% de las fresas. En un 95% de las muestras de hígados había presencia de varios pesticidas a la vez. En alimentos de origen animal el 12.7% tenían restos de pesticidas. En total de 42 pesticidas distintos. Los más frecuentes eran el DDT y el HCH, detectados en el 13.4% y el 11.6% de las muestras donde estos pesticidas se buscaban. El 8.4% de las muestras de alimentos infantiles tenían residuos de pesticidas. Un 2% de las muestras los tenían por encima del límite permitido.

        porcentajes de muestras de residuos

 

El asunto de los residuos de pesticidas en los alimentos en la estrategia danesa

España debe extraer enseñanzas de la forma de afrontar el problema de los residuos de pesticidas en otros países. Especialmente de países de nuestro entorno y que, no lo olvidemos, son compradores de nuestros productos. Porque, de no hacerlo, no solo sufriremos consecuencias ecológicas o sanitarias, sino también económicas.

Veamos, por ejemplo, cómo se afronta esta cuestión en la estrategia de pesticidas danesa (y a que enorme distancia están estos planteamientos de los que podemos encontrar en los documentos oficiales españoles):

“Debemos garantizar que la comida danesa no contiene residuos dañinos de pesticidas. Y debemos garantizar que los daneses se sientan seguros y bien informados a la hora de elegir su comida. Ello requiere fortalecer el control por las autoridades y más campañas informativas”.

Así reza la introducción al tema en la estrategia del país del norte. Especialmente importante no es solo lo que implica en cuanto a un fortalecimiento del control sino también en algo que falta en esa medida en los documentos españoles, como es la debida consideración hacia el derecho de los ciudadanos a ser debidamente informados acerca de la presencia de tales residuos.

Los daneses deben ser capaces de elegir fácilmente comida sin dañinos residuos de pesticidas. Por lo tanto el Gobierno danés está promoviendo iniciativas en dos áreas”:

“En primer lugar el Gobierno danés quiere fortalecer los controles de residuos de pesticidas en comida y piensos. El control es para garantizar que los niveles máximos de residuos no son superados, así como para monitorizar la ingesta de residuos de pesticidas de la población a través de la dieta. El Gobierno danés quiere, además, testar la presencia de más pesticidas de los que hoy son testados en comida y piensos”.

“En segundo lugar el Gobierno danés incrementará las iniciativas de información sobre pesticidas, su uso en la producción de alimentos y la presencia de sus residuos en la comida. Esto implicará que las demandas de los consumidores crearán un incentivo para los agricultores para cultivar y vender productos que hayan crecido sin pesticidas o con menos presencia de los mismos.

El Gobierno danés quiere además extender el programa de control a los cultivos para alimentación animal aplicando los mismos parámetros que aquellos destinados a alimentación humana.

“Testar más sustancias y con tiempos de análisis más breves para controlar los pesticidas usados en Dinamarca y en la UE, así como los que puedan hallarse en importaciones. Hay una necesidad de mejorar y desarrollar nuevos métodos de análisis para cubrir todos los tipos de alimentos y todos los pesticidas relevantes”.

También se incrementan los controles en las empresas a fin de garantizar una mayor seguridad. Además, se focalizará la atención sobre los problemas especiales de cultivos o lugares de origen. Parte del control debe enfocarse sobre muestras donde las autoridades esperan que el riesgo de incumplimiento sea mayor o en áreas con especiales carencias de conocimiento en el asunto de los residuos de pesticidas. Éstas pueden ser muestras de cultivos específicos o muestras de productores o países concretos.

Y el Gobierno danés extremará, especialmente la información a los consumidores, promoviendo “Iniciativas de información para dar datos sobre, por ejemplo, residuos de pesticidas, límites máximos de residuos y su control. Además esta información debe incluir herramientas para que los consumidores puedan elegir comida con los menos residuos de pesticidas como sea posible.

“Los resultados del control oficial sobre residuos de pesticidas en los alimentos serán publicados cada tres meses, publicándose también un informe anual”. Además la Administración danesa publicará informes sobre la monitorización de la ingesta de pesticidas en la población.

Llama la atención, por ejemplo, el especial esfuerzo que Dinamarca está haciendo para que los criterios de presencia de residuos de pesticidas en alimentos sean lo más estrictos posibles, mientras hay países como España que más bien pareciese conformarse, si acaso, con lo que se le imponga desde Bruselas.

Dinamarca, atendiendo al conocimiento científico existente está haciendo hincapié en que se tengan en cuenta los “efectos combinados de los residuos de pesticidas en los alimentos. Debe llevarse a cabo una evaluación del riesgo de cualquier efecto combinado por la exposición de los consumidores a múltiples pesticidas al mismo tiempo. Los resultados serán usados en las negociaciones de la UE para establecer los niveles máximos de residuos de pesticidas en los alimentos”.

Es decir, por la propia lógica de los hechos, nacida de la verdad científica, es previsible que las exigencias acerca de la eliminación de residuos de pesticidas en los alimentos se recrudezcan más y más. España debería tomar nota de lo que sucede en los países de nuestro entorno.

Referencias:

61. The 2010 European Union Report on Pesticide Residues in Food. EFSA. 2013