Los contaminantes de fuera que entran en casa

Muchos de los contaminantes de casa proceden del exterior. Vivir en una zona polucionada agrava la contaminación dentro de los hogares, sumándose los contaminantes de fuera a los de dentro. Pero no siempre es fácil que las personas puedan elegir los lugares más limpios para vivir.

contaminantes industrialesMuchas personas, por ejemplo, viven junto a instalaciones industriales desde las que pueden emitirse grandes cantidades de contaminantes químicos (refinerías, industrias del cloro, papeleras, metalúrgicas, incineradoras, plantas de tratamiento de residuos tóxicos,…). Y también hay que estar atentos a otras zonas donde se utilizan profusamente productos químicos tales como los pesticidas en algunas áreas agrícolas.

Pero no hace falta que ésas fuentes de emisión o vertido de contaminantes estén a nuestra vista para que puedan alcanzarnos, dada la capacidad de muchos de ellos de ser transportados hasta nuestra casa por el aire o por el agua.

Y, además de la contaminación industrial, está también la generada por los grandes núcleos urbanos. Muchos cientos de millones de personas, según la OMS, viven en ciudades con un aire que no se considera saludable. Y se sabe que la polución atmosférica urbana viene de la mano con un mayor riesgo de cosas como asma, alergias o problemas cardiovasculares.

A veces, podemos creer que vivimos en un sitio sin ésos problemas, por ejemplo, a decenas de kilómetros de una gran ciudad, sin ser conscientes de que los efectos de la polución de estas pueden llegar bastante lejos, como sucede con la contaminación por ozono en verano.

Es importante promover medidas que redunden en una menor contaminación urbana.

Vivir en una ciudad polucionada debería ser un acicate para intentar que al menos en casa tuviésemos un entorno lo menos contaminado posible.