Suelos

Ciertos materiales que se utilizan en los suelos y otras superficies pueden contener sustancias tóxicas. Por ejemplo, determinados materiales plásticos.

suelosDiferentes investigaciones han mostrado que desde este tipo de superficies pueden liberarse al ambiente que se respira en los hogares sustancias perjudiciales como ftalatos, fenol y 2-etil-hexanol.

Así mismo hay estudios que han vinculado las sustancias que pueden desprenderse desde superficies revestidas con plásticos como el PVC con incrementos de riesgo notables de padecer alergias o asma.

Ejemplo de ello es la investigación de científicos suecos, daneses y norteamericanos sobre la asociación sobre la presencia de ftalatos en el polvo doméstico y ésas enfermedades en los niños.

El estudio aludía a cómo el que suelo de los dormitorios de los niños fuese de PVC influía notablemente en los resultados.

Así mismo, los plásticos también pueden liberar otras sustancias como retardantes de llama.

Pero no son solo los materiales, sino a veces también los productos que se utilizan para adherirlos o para rellenar los espacios entre las baldosas, por ejemplo.

Es muy frecuente que a tal fin se empleen compuestos como las resinas epoxi (famosas por la presencia en ellas del bisfenol A). Y cosas como la silicona pueden también liberar sustancias muy nocivas.

La NTP 521 del INSHT comenta algunas sustancias que pueden ser emitidas desde baldosas vinílicas: formaldehído, tolueno, metilciclohexano, heptano, isodecano, fenol, cetonas, 2,2,4-trimetil-1,3-pentanodioldiisobutirato, fibras de amianto... o desde adhesivos para baldosas: tolueno, benceno, acetato de etilo, etilbenceno, estireno...

Botón Ver referencias