Ftalatos

Los ftalatos son uno de los grupos de sustancias que contaminan más frecuentemente los hogares y que se encuentran virtualmente en los organismos de todos los occidentales. Son sustancias de atención prioritaria si queremos prevenir problemas de salud en el hogar.

Son sustancias como dietil hexil ftalato (DEHP), el di-isononil ftalato (DINP), el di-iso-decil ftalato (DIDP) el dimetil ftalato (DMP) , el dietil ftalato (DEP), el dibutil ftalato (DBP)... Cada año, solo en Europa, se utilizan cientos de miles de toneladas en los más diversos productos, muchos de los cuales son ampliamente usados en los hogares. Pueden, por ejemplo, integrar una parte notable del peso de plásticos como el PVC, como reblandecedores o plastificantes del mismo (puede ser un 30%).  Y, por lo tanto, ser liberados desde las superficies cubiertas con este plástico (ampliamente usadas en muchos hogares).

ftalatos

Pero pueden estar en muchas cosas más: pegamentos y adhesivos, aparatos electrónicos, materiales de construcción, productos de limpieza,  productos de aseo personal (geles, champús, jabones, lociones, cosméticos...), perfumes, envases (tales como botellas de agua), pinturas, barnices, juguetes, arcilla para modelar, ceras, tintas de impresión, ropas y tejidos, ambientadores, pesticidas... Y diferentes investigaciones muestran como estas sustancias se miden abundantemente en el polvo doméstico. O como pasan al torrente circulatorio sea  por inhalarlos u otras vías, como por ejemplo cuando se aplican sobre la piel determinados productos que los contienen.

Existen infinidad de investigaciones científicas que asocian sustancias de este grupo a problemas de salud, fundamentalmente por sus efectos como disruptores hormonales. La UE prohibió su uso en cosas como chupetes, tetinas y mordedores infantiles, pero no se han adoptado medidas restrictivas debidas para otros muchos usos, dándose la circunstancia de que sea precisamente en dependencias del hogar tales como el cuarto de los niños, donde más presencia pueda darse de estas sustancias (al igual que, fuera de casa, en sitios como las guarderías, por cosas como suelos, paredes empapeladas de vinilo, juguetes, colchonetas, manteles de plástico... que pueden contenerlos).

Los estudios científicos han asociado algunos ftalatos con efectos muy diversos. Muchas veces, la asociación se encontraba a niveles de concentración bastante bajos, presentes en amplios sectores de población. Se han estudiado alteraciones producidas por exposición prenatal, en la infancia, en adultos... Entre los efectos asociados se citan: asma y alergia infantil, limitación de la función pulmonar en hombres adultos, daños en el esperma,  anomalías en el desarrollo genital masculino (como la criptorquidia), alteración de los niveles de testosterona, ginecomastia en adolescentes varones, acortamiento de la distancia anogenital en varones recién nacidos (síntoma de feminización), alteraciones del comportamiento (como feminización de la conducta infantil), telarquia precoz (desarrollo prematuro de las mamas en las niñas), endometriosis, cáncer de mama, alteración de la formación de los folículos ováricos, partos prematuros, bajo peso al nacer (que puede traer aparejado mayor mortalidad infantil y mayor riesgo de problemas cardiovasculares y metabólicos en el estado adulto ), trastorno de déficit de atención e hiperactividad, problemas de desarrollo cognitivo y motor en los niños, obesidad, resistencia a la insulina (ligada a la diabetes)...

 Botón Ver referencias