Perfumes

Las fragancias son sustancias usadas muy profusamente, tanto para dar olor a muchos productos diversos (cremas, champús, geles…) como en perfumes y aguas de colonia. Por ello estamos muy expuestos a ellas.

tóxicos en los perfumesHay algunos hechos que preocupan a los estudiosos de la cuestión. Uno de ellos son las leyes de secreto comercial que hacen muchas veces difícil conocer las composiciones de estas complejas mezclas químicas en las que se sabe que pueden figurar sustancias perjudiciales.

Análisis encargados por Greenpeace hace unos años detectaron sustancias como ftalatos o almizcles sintéticos en perfumes célebres (Chanel nº 5, Eternity Eau de Toilette de Calvin Klein o el Poison Eau de Toilette de Christian Dior).

Solo muy recientemente, tras muchos años de presiones, se consiguió que la International Fragrance Association (IFRA), queriendo dar una imagen de trasparencia, publicase un listado general con las sustancias que utiliza. Ello no quiere decir, obviamente, que en las etiquetas (ni siquiera las fichas de seguridad) aparezcan tales nombres de sustancias, lo cual es una flagrante violación al derecho de los ciudadanos a estar informados.

No obstante, la lista mostraba que tras la vaga denominación de "fragancia" que hay en muchas etiquetas, puede haber nada menos que 3.163 productos químicos diferentes. El Environmental Working Group de Estados Unidos estableció que una de cada 20 sustancias (unas 160) estaban catalogadas entre las de mayor riesgo y una de cada seis (unas 530) entre las de riesgo más moderado. Es decir, cerca de 700 al menos entrañarían algún riesgo conocido. Y hablamos de los riesgos establecidos mediante el estudio de sustancias aisladas, sin entrar en los efectos, que en algún caso podrían ser mayores, que podrían tener las misteriosas mezclas que cada compañía pueda hacer con cada producto.

De entre todas las sustancias listadas, se llamaba la atención, en especial sobre veinticinco (algunas de ellas por haber sido asociadas al cáncer): anilina, BHA (hidroxibutilanisol) , ciclohexanona, ftalato de dibutilo, dietilhexil ftalato, hidroquinona, MIBK (metil isobutil ketona), nano dióxido de titanio, nano óxido de zinc (20-60nm), octoxinol-6 (y otros octoxinoles: 7, 11, 12, 13, 16, 20 , 25, 30, 33, 40, 70) , PEG-3 sorbitán oleato, PEG-6 sorbitán oleato, resorcinol).

Las fragancias son un elemento importante de preocupación de muchos científicos. En primer lugar por la gran cantidad de productos en que se encuentran (detergentes de ropa, productos limpieza, ambientadores, pesticidas, jabones, cremas). En segundo término, porque en las etiquetas no se detallan qué sustancias concretas las integran (la ley no obliga a ello). Y en tercer lugar, porque muchas de las sustancias empleadas son perjudiciales.

Un estudio realizado en los Estados Unidos, analizó 25 productos que contenían fragancias. Los productos pertenecían a diferentes categorías -ambientadores, productos de lavandería, limpiadores y productos de cuidado personal-, siendo líderes de ventas en muchos casos (en muchos casos con pretensiones de ser bastante "naturales"). Se detectaron 133 Compuestos Orgánicos Volátiles (COV s), con un promedio de 17 COV por producto. 24 de los COVs detectados estaban clasificados como tóxicos o peligrosos por las leyes federales de los Estados Unidos . : Casi la mitad de los productos emitían, por ejemplo, uno o más cancerígenos " peligrosos contaminantes del aire" (1,4-dioxano, acetaldehído, formaldehído, y cloruro de metileno), que no tienen el nivel de exposición seguro, según la normativa de la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU.

En definitiva, que sin ser advertidos de ello, los consumidores pueden exponerse cotidianamente a sustancias preocupantes. Solo había uno de estos contaminantes que apareciese citado en una etiqueta, y solo dos de ellos aparecían en las fichas de seguridad química.

Datos de este tipo muestran que debemos estar muy vigilantes acerca del contenido químico de las fragancias que se utilizan en casa.

Botón Ver referencias